Enviar
Combatir la delincuencia es el principal reto que tiene la Presidenta, según encuesta de CID Gallup
Ciudadanos claman por firmeza contra inseguridad
Apertura de fuentes de empleo y soluciones de vivienda destacan en la lista de peticiones

Si los costarricenses tuvieran la oportunidad de ir a la Casa Presidencial y sentarse a conversar con la presidenta Laura Chinchilla sobre los principales problemas del país, no lo pensarían dos veces y le sugerirían firmeza contra la inseguridad.
Este problema le quita el sueño a la mitad de los costarricenses en este momento, según se desprende de la última encuesta de la firma CID Gallup para LA REPUBLICA elaborada en mayo.
Los ciudadanos también perciben que se debe dar un empuje fuerte a la inversión extranjera para crear así nuevas fuentes de empleo, al tiempo que clamaron por posesiones materiales, principalmente vivienda.
Y no es para menos que la inseguridad cause temor en la población, ya que el hampa o la violencia han golpeado a por los menos un miembro del 33% de las familias costarricenses.
Para combatir el hampa, el gobierno debe impulsar un conjunto de acciones con rapidez, coinciden politólogos, sociólogos y las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública, aunque reconocen que no se puede resolver de la noche a la mañana.
“Sin duda alguna para el gobierno esto pone mucha presión sobre sus hombros. Debe tener cuidado de no impulsar únicamente medidas represivas, sino también implementar acciones preventivas para promover el desarrollo social, porque de lo contrario podría fallar en su lucha, dijo Manuel Rojas, politólogo de la Facultad Latinoamericana de las Ciencias Sociales.
Las medidas que se tomen para combatir la delincuencia deberían venir pronto y ser muy firmes ya que de postergarlas, podría generarse una gran presión contra la Presidenta, quien se presentó en campaña junto a su esposo, José María Rico, como experta en el tema, creando altas expectativas entre los costarricenses.
“Si bien los problemas de criminalidad no se pueden eliminar tan rápido, los cambios deben verse en un plazo cercano de cinco meses, de lo contrario, los ciudadanos la cuestionarán (a la Presidenta)”, opinó Víctor Ramírez, analista político.
Es deber tomar una postura fuerte contra el hampa de entrada, ya que son del criterio de que “cuando las personas definen las circunstancias como reales, son reales en sus consecuencias”, comunicó José María Tijerino, ministro de Seguridad Pública.
Lo importante es devolverle la tranquilidad a la gente y que esta situación no altere su calidad de vida, agregó el Ministro, quien anunció el impulso de programas sociales entre los remedios para combatir la delincuencia.
“Entre más jóvenes estén estudiando, menos criminalidad vamos a tener. Ya se han escogido diez comunidades consideradas delictivas para intervenirlas profundamente, no solo con acciones policiales fuertes, sino también con programas sociales”, anunció Tijerino.
Por otra parte, la crisis económica y todos sus efectos colaterales es otro problema que inquieta a la población, pues tres de cada diez costarricense le rogarían a la Presidenta que promueva la inversión extranjera como una herramienta para crear nuevas fuentes de empleo.
En ese sentido, los costarricenses no dudan en manifestar que el mayor reto que viven día a día es sufragar los gastos de la canasta básica, lucha que solventarían con un empleo mejor remunerado. Sin embargo, el optimismo sobre este punto es bajo, pues solo el 22% cree que logrará crear más fuentes de trabajo.
“En estos momentos, los costarricenses tienen graves problemas de empleo, pero no se refleja tanto, en relación con la seguridad, debido a que no es un asunto de tan marcada importancia para la mayoría de los medios de comunicación”, expresó Carlos Sojo, especialista en sociología.
Finalmente, la otra solicitud de relevancia está relacionada con la carencia de vivienda, como lo planteó el 18% de los entrevistados por CID Gallup. En ese sentido, los costarricenses solicitan que se construyan más proyectos o que se entreguen más bonos para reparar sus casas.
Para lograrlo, Chinchilla propone ordenar el sector e impulsar el desarrollo de infraestructura social y económica con el desarrollo de nuevos proyectos de vivienda para brindar soluciones integrales.
Sin embargo, lo más importante está relacionado con mantener la ayuda constante, para de esta forma satisfacer la demanda de los nacionales.
“En los últimos años, la atención de bonos ha sido insuficiente y volátil. El problema es la disponibilidad de recursos y posibilidades de ejecución, ya que muchas veces se tiene el dinero, pero no se puede utilizar. Las autoridades del sector deben arreglar este problema cuanto antes”, dijo Sojo.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios