Enviar

Choque total


La Plaza de la Cultura se convirtió ayer en escenario abierto para el grupo argentino El Choque Urbano, que se presentará en el Melico mañana y el jueves

Melissa Arce
[email protected]  

Niños, adultos y transeúntes se quedaron perplejos al mediodía de ayer cuando una docena de artistas y músicos invadió la Plaza de la Cultura para mostrar un anticipo de lo que serán sus presentaciones en el país. Ellos son El Choque Urbano y dieron prueba de que realmente pueden trastornar una ciudad, pero de forma positiva.
Una invasión de arte, locura y desconcierto tomó por sorpresa a más de uno cuando poco a poco los integrantes de la agrupación argentina empezaron a apropiarse de ese espacio josefino.
Palabras sueltas a gritos como ¡Llanto! ¡Niño!, ¡Voluntad! o ¡Alegría! llamaron la atención del improvisado público de la capital, que se sorprendió al ver correr a todos los integrantes tras uno de sus miembros, tirarlo al suelo y hacer espontáneamente dibujos con tiza.
Las carreras de un lado para otro, los gestos dramáticos y la teatralidad cedieron paso a instrumentos inusuales que El Choque Urbano fue agrupando poco a poco en el centro de la Plaza para dar una verdadera muestra sonora de lo que la creatividad y el ingenio son capaces de lograr.
Tarros, latas de alimentos, palos de escoba y hasta sartenes viejas sirvieron de instrumentos musicales a los integrantes, que logran hacer una verdadera composición musical armoniosa en la que predominan ritmos contemporáneos.
Dentro de la gama sonora que brota de sus manos, cuerpos, boca y objetos hay una fuerte simulación de sonidos electrónicos, batucadas y ritmos latinos.
El Choque Urbano se presentará mañana y el jueves en el Teatro Popular Melico Salazar a las 8 p.m.
La agrupación presentará su espectáculo “Fabricando sonidos”, el cual ha estado de gira en los últimos dos años por diversos escenarios en Latinoamérica.
La obra transcurre en una fábrica de sonidos perdida en el tiempo en la cual los obreros producen música con materiales que encuentran a su alrededor, todo bajo las órdenes de un capataz autoritario que llega a enfrentar la sublevación.
El costo de las entradas es de ¢35 mil luneta y palcos, ¢30 mil segundo piso, ¢22 mil tercer piso y ¢12 mil cuarto piso. Los puntos de venta son Bansbach Instrumentos Musicales de San José y Escazú, Servimás de Hipermás y Maxibodegas Alajuela, Heladerías Haagüen Dazs, en Escazú y Curridabat, y en www.mundoticket.com.

Ver comentarios