Alberto Cañas

Enviar
Miércoles 19 Noviembre, 2008

Chisporroteos

Alberto F. Cañas

No recuerdo haber visto una fotografía más denigrante que la aparecida ayer en La Nación, en cuya primera plana se podía contemplar a los presidentes del Poder Legislativo (este, además Vicepresidente de la República), del Poder Judicial, y del Tribunal Supremo de Elecciones (que está casi asimilado a cuarto poder), haciendo cola pacientemente para saludar al Presidente de China en la Casa Presidencial.

Si ni en la Presidencia ni en la Casa Amarilla tienen nociones de protocolo y de jerarquía, deberían conseguir un consultor o asesor (a lo mejor pagado en dólares) para que les enseñe que los presidentes de los tres poderes debían haber estado en el interior de la Casa Presidencial recibiendo al dignatario chino (sobre todo si el Legislativo es el primer poder de la República). Y que el Presidente de China, al ingresar al recinto, los saludaría como parte importante del Estado que lo recibía.

Pero nada de eso. Así como humillaron a todos los ciudadanos prohibiendo circular por donde el visitante iba a pasar, no fuesen a asesinarlo, de igual manera humillaron a los más altos dignatarios que tiene el país, reservándose solamente uno de ellos el derecho de recibir al dignatario visitante y ser saludado por él.

No solo se han perdido las normas éticas sacándole dinero a un gobierno amigo hasta la víspera de romper relaciones con él, sino que ahora se viola una de las normas protocolares y políticas más elementales del mundo: la de que los gobiernos no son unipersonales. Hizo falta, realmente, que alguno de los tres dignatarios simplemente no concurriera a “saludar”, al no ser tenido como digno de “ser saludado”.

¡Qué falta hace en la Casa Amarilla un Alvaro Antillón, un José Luis Cardona Cooper que aconseje a la Casa Presidencial en aquellas cosas que la Casa Presidencial ignora.

Tengo muy clara, a pesar de los años transcurridos, la imagen de don Chico Orlich recibiendo en la Sabana al presidente Kennedy, acompañado en la tarima por el presidente de la Asamblea Legislativa, el de la Corte Suprema de Justicia (no recuerdo si el del TSE), y el Ministro de Relaciones Exteriores.

[email protected]