Enviar
Poco valor agregado aleja a subsidiaria de ser un operador celular
Cerradas las puertas de telefonía a Racsa
Alianzas con privados buscan llenar nichos de mercado no cubiertos por el ICE

El deseo que tenían los trabajadores de Radiográfica Costarricense (Racsa) de entrar al mercado de la venta de celulares, no se cumplirá.
Esto por cuanto el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) considera que convertir su subsidiaria en un operador móvil virtual no es rentable para sus aspiraciones, debido al poco valor agregado que aportarían.
Así lo confirmó Teófilo de la Torre, presidente ejecutivo de la institución, quien aseguró que los planes para Radiográfica “son otros”, muy distintos a los de tomar parte del mercado celular.
“El ICE ya tuvo el ingreso de dos operadores virtuales, y cada uno de ellos aporta un valor agregado importante en la alianza, valores que Racsa no necesariamente tiene para funcionar como operador móvil. Con ellos no vemos ese valor agregado”, dijo De la Torre.
Recientemente los trabajadores de la subsidiaria enviaron una carta al nuevo presidente del ICE, solicitándole, entre otras cosas, la posibilidad de tomarlos en cuenta para el negocio celular.
“La conveniencia de convertir a Racsa en un operador móvil virtual, tal como había sido propuesto desde abril de 2010, puede dar a la empresa un posicionamiento en el mercado como operador robusto de cara a la competencia”, indicaba la carta.
No obstante, la estrategia del Instituto es distinta. Las alianzas firmadas con dos empresas privadas buscan llenar espacios y aprovechar algunas facilidades que Racsa no necesariamente lograría, al menos no sin una fuerte reestructuración e inversión.
Por un lado la firma con tuyo, perteneciente a Televisora de Costa Rica, pretende incursionar en un nicho en el cual ni el ICE ni Radiográfica han tocado, como es el de contenido y televisión.
En este aspecto Radiográfica muestra varias debilidades. La primera y principal, que no es generadora de contenido, por lo tanto la única opción que tendría para ofrecerlo es aliándose con terceros, algo que ya el propio ICE ha hecho con por ejemplo su reciente unión a Microsoft para el desarrollo de un sitio web con notas locales.
En segundo lugar están los compromisos contractuales que ya posee con cableras, para llevar conectividad y televisión de paga a ciertas zonas.
Esto implica que de la misma forma dependa de terceros, quienes debido a un claro interés comercial, van a preferir siempre promover sus propias soluciones en forma individual.
Entre tanto, la alianza con fullmóvil, marca del Grupo Virtualis tiene como objetivo aprovechar la comercialización en masa y las opciones de crédito que empresas como Importadora Monge y Casa Blanca (dueñas de Virtualis) pueden aportar a la relación.
Aquí, la debilidad para Racsa está en que no tiene la misma flexibilidad y capacidad de masificación, con puntos de venta en todo el país, con facilidades para otorgar créditos y con conectividad propia de última milla que le permita obtener réditos.
Aunado a ello, ambas empresas pagan una especie de alquiler por el uso de torres de acuerdo con la cantidad de tiempo/aire vendido, montos que por considerarse secreto comercial no son revelados.
Si Radiográfica funcionara como operador virtual, tendría que pagar esa especie de alquiler al ICE de sus propios recursos. Sería como pasarse dinero de un bolsillo al otro, pues el 100% de las acciones de la subsidiaria le pertenecen, algo que financieramente no tendría sentido en este caso.
“Racsa tendría que hacerlo (ingresar al mercado celular) apoyado en el ICE, entonces no se logra un valor adicional. Si en el futuro eso cambiara, pues se vuelve a analizar, pero por ahora no”, apuntó De la Torre.
Ante ello, la apuesta del Instituto para Radiográfica se mantiene en aprovechar su experiencia en el sector de servicios empresariales, satelitales y de conectividad, algo en lo cual no compite directamente con el Instituto pero sí con otros actores privados.
Radiográfica representa cerca del 5% de los ingresos del Instituto. El último año reportó entradas por cerca de $85 millones, de acuerdo con el cierre financiero reportado ante la Contraloría.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios