Logo La República

Miércoles, 20 de marzo de 2019



NACIONALES


Celos a Arias amenazan bulevar herediano

Redacción La República [email protected] | Viernes 11 junio, 2010



Oposición da espalda a dinero para obras pues las considera como un monumento al ex presidente
Celos a Arias amenazan bulevar herediano
Recursos para salud, bonos de vivienda, cultura y centro para discapacitados están en peligro por haberse incluido en el mismo presupuesto en discusión

Heredia aspira a construir un bulevar peatonal y recreativo en su centro histórico. Incluso ya se fijó una partida cercana a los ¢500 millones para su construcción.
Sin embargo, el desarrollo de esta plaza está en riesgo debido a que los diputados de oposición adelantaron que no aprobarán el presupuesto donde se incluyen los recursos para desarrollar la obra.
La negativa radica en que consideran que la construcción del bulevar lo que busca es hacerle un monumento a Oscar Arias, ex mandatario de la República, quien es oriundo de la Ciudad de las Flores.
La politización del proyecto de embellecimiento urbano de Heredia impide a esta provincia contar con una linda zona de cafés, restaurantes, tiendas y galerías, que además podría atraer turistas extranjeros y de otras áreas del país, para disfrutar de los edificios históricos.
Cinco son las fracciones que se oponen al bulevar; juntas suman 31 votos, los necesarios para impedir el avance del presupuesto extraordinario por más de ¢11 mil millones que había enviado el gobierno anterior.
Con esos recursos, se aspira a financiar bonos de vivienda, la construcción de un centro de atención para discapacitados en Pavas, el equipamiento de la Escuela de Arte de Santa Ana; además de dinero para la Caja Costarricense de Seguro social.
“Debemos analizar los presupuestos con seriedad, no podemos seguir con el culto a la personalidad que Oscar Arias desea, sabiendo que hay situaciones más importantes que atender”, cuestionó Danilo Cubero, jefe de fracción del Movimiento Libertario.
Desde hace más de un mes los diputados opositores al proyecto, le han venido insistiendo a Liberación Nacional (PLN) que elimine los recursos asignados al bulevar, pero ellos son intransigentes en este tema, por lo que la lógica consecuencia será el rechazo por parte de toda la Asamblea, advirtió Gustavo Arias, diputado de Acción Ciudadana.
Las otras tres fracciones que adelantaron que no respaldarán el plan de gasto hasta tanto no se retire la partida para la construcción del bulevar son la Unidad Social Cristiana, Accesibilidad sin Exclusión y Frente Amplio.
Las únicas fracciones que no han tomado una posición en relación al tema, son los dos grupos evangélicos.
En caso de que el presupuesto sea rechazado en el Congreso por más de 29 votos, el Poder Ejecutivo deberá elaborar otro plan de gastos y remitirlo a la Asamblea para que inicie un nuevo trámite.
El plan de gastos se encuentra en la Comisión de Hacendarios, donde enfrenta más de 1.200 mociones interpuestas por los socialcristianos; sin embargo, el proyecto debe ser aprobado o rechazado en primer debate el próximo martes a más tardar.
La inclusión de la partida para el desarrollo del bulevar se ha convertido en un asunto político, que afecta los intereses de los heredianos, aseguran los liberacionistas.
Mientras los diputados se recriminan unos a otros y cuestionan la partida para el bulevar, los vecinos y comerciantes de la provincia, cierran filas a favor del proyecto municipal.
“No veo razón alguna para que castiguen a los heredianos de esta forma, creo que con la construcción de un paso peatonal como este, todos ganamos, se incentivan el comercio, el turismo y más importante aún, contaríamos con un espacio recreativo para disfrutar en familia”, indicó Magali Carvajal, administradora de la tienda Cueros RB.
El reclamo de los heredianos raya en la molestia, ya que le sacan en cara el acuerdo logrado por la mayoría de las fracciones para aumentarse el salario de ¢2,5 millones a ¢4,3 millones.
“No tenían ni un mes en el cargo y ya querían subirse el salario y para eso, sí estaban de acuerdo, pero cuando se trata de darle al pueblo una obra que será disfrutada por todos los ciudadanos de esta provincia, le ponen obstáculos al proyecto y eso no se vale”, manifestó Edison Cid, administrador de la tienda Trajes a la Medida y vecino herediano.
Desde el inicio de la discusión, los diputados oficialistas que representan a esta provincia han negado que se trate de un bulevar para enaltecer al ex presidente Arias.
“Es una lástima que los diputados de otros grupos hayan politizado el tema, ya que se trata de un proyecto que busca salvar el patrimonio histórico de Heredia, edificios que tienen más de 100 años de existencia y que hoy están peligro por la vibración constante que producen los vehículos que transitan por la zona”, manifestó Víctor Hugo Víquez, diputado del PLN.
El polémico bulevar tiene una extensión de 400 metros y se ubicaría en el costado norte del parque central de la provincia de las flores.
En esa zona se encuentran el Liceo de Heredia, el Fortín, el Palacio Municipal, la antigua gobernación, la antigua Escuela República de Argentina, la casa del presidente Alfredo González, la Escuela Joaquín Lizano y la Iglesia la Inmaculada, esta última con más de 200 años de haber sido construida.
“A mí no me importa cómo le llamen al bulevar, la Municipalidad puede ponerle otro nombre, lo que queremos es contar con este espacio para incentivar el turismo y el comercio; además de proteger los edificios que es lo que más nos importa. Este proyecto es viejo, incluso se pensó en hacerlo hace muchos años desde la Universidad Nacional hasta el Palacio de los Deportes, pero no se ha podido hacer nada”, dijo José Manuel Ulate, alcalde de la Municipalidad de Heredia.
Heredia ha sido la cuna y casa de otros presidentes como Saturnino Lizano, Cleto González Víquez y Alfredo Flores, por lo que considera incorrecto que el bulevar de los ex presidentes sea solo para conmemorar la obra de Arias, agregó el alcalde.
De momento, no hay maquetas del proyecto, ni mucho menos bustos, estatuas o placas, asegura Ulate.
El gobierno local ya invirtió alrededor de ¢1.300 millones para rescatar algunos de los edificios, por lo que no desea perder la lucha.

Esteban Arrieta
[email protected]