Celebran aprobación de Tratado sobre Comercio de Armas
“Una votación tan contundente, es la mejor noticia para los niños del mundo, porque los niños y niñas de este planeta, no necesitan armas, tanques ni helicópteros artillados”, dijo Óscar Arias, exmandatario e impulsor de la iniciativa, tras conocer la aceptación del tratado. Marco Monge/La República
Enviar

Tras lucha de diez años de la sociedad civil

Celebran aprobación de Tratado sobre Comercio de Armas

Embajador costarricense ante la ONU impulsó propuestas

Con un total de 154 votos a favor, tres en contra y 23 abstenciones, ayer se aprobó el Tratado sobre Comercio de Armas, en reunión de la Organización de las Naciones Unidas, en Nueva York.
El acuerdo establece la regulación de una amplia variedad de armas convencionales y acogió propuestas nacionales de transparencia en la elaboración de informes y derechos humanos.
La noticia fue celebrada por el Gobierno como una conquista y un triunfo de la política exterior costarricense, destacando el liderazgo del país en favor del desarme.
La resolución se da después de una lucha por más de diez años de la sociedad civil, y luego de que el pasado jueves fuera bloqueada por Irán, Corea del Norte y Siria.
El tratado delimita una serie de requisitos a cumplir para que una venta de armas se realice bajo un marco jurídico y de regulación.
En concreto, nuestro país presentó cinco propuestas enfocadas en criterios humanitarios y de derechos humanos vinculantes para denegar una transferencia, así como el impacto de las transferencias de armas en la corrupción, las cuales tuvieron el apoyo de la mayoría de los Estados.
Entre los países que se aliaron a Costa Rica en la propuesta anti armamentista destacaron Argentina, Australia, Finlandia, Japón, Kenia y Reino Unido.
Eduardo Ulibarri, representante nacional ante la ONU, fue quien presentó el proyecto de resolución.
El tratado busca impedir que se utilicen armas convencionales contra la población en general, como en hospitales, colegios y lugares públicos.
La resolución establece regulaciones a tanques, barcos de guerra, misiles y otras armas de artillería de alto calibre, así como las armas ligeras.
Por su parte, Laura Chinchilla destacó la labor de Ulibarri y la política exterior costarricense, y señaló que no fue un acuerdo fácil de conseguir, ya que algunos países que se opusieron “no tienen los mismos atestados que Costa Rica en la protección de valores esenciales”, comentó.
El siguiente paso será el 3 de junio, cuando el secretario general abra el proceso a las firmas de cada país, en donde también se deberá enviar el proyecto a trámite legislativo, explicó Ulibarri.

201304022200130.n33.jpg

Luis Fernando Cascante
[email protected]



Ver comentarios