Enviar
Valor de exportaciones podría llegar a casi $500 millones este año
Café será aún más el grano de oro
Precio quedaría alto de forma permanente
Vale menos que los metales preciosos, pero el valor del café, así como el del oro y la plata, ha incrementado dramáticamente en los últimos meses.
Los altos precios significan fuertes ganancias para los productores costarricenses, y a la vez una inyección de dinero a la economía nacional.
Además, esos montos significarían más puestos de trabajo calificado, si el sector cafetalero aprendiera a hacer productos de valor agregado.
Los cambios en el clima, así como en el gusto de los consumidores, influirán en los precios futuros.
Pero una fuerte tendencia al aumento de la demanda para el café en muchas partes del mundo, significa que los precios probablemente se mantendrán altos.
De ser así, este sería un buen momento para invertir en el sector.
Los precios mundiales del café tipo arabica el mes pasado estuvieron en un promedio de $3, la libra, un 50% más que el nivel de hace un año, y más de cuatro veces superior al de 2001, según los precios reportados por la Organización Internacional del Café.
Costa Rica produce solo el arabica, un grano de alta calidad, a diferencia del robusta, una variedad más barata, que se utiliza principalmente para el café instantáneo.
Por eso, el valor de las exportaciones del café costarricense este año podría alcanzar $480 millones, en comparación con los $360 millones del año pasado, tomando en cuenta el precio promedio de 2010, así como el promedio estimado para este año.
El precio ha aumentado, en parte debido a la escasez mundial, y en parte por el aumento del consumo.
En los últimos dos años, la producción cayó casi en un cuarto en Colombia, segundo exportador mundial de café, como resultado de las fuertes lluvias que destruyeron los cultivos.
Mientras tanto, el arabica gana cada vez mayor espacio en el mercado. Además, existen nuevas tendencias en la demanda, como el consumo de café fuera de casa, y las variantes de productos gourmet, así como ecológicos.
Brasil es el mayor productor mundial de café.
Pero la mayor demanda de café fino entre los brasileños, significa que los volúmenes disponibles para la exportación apenas están creciendo.
Mientras tanto, el café se está convirtiendo en una bebida de moda en China, donde las personas han sido tradicionalmente tomadoras de té.
El año pasado, Starbucks ya tenía cerca de 700 puntos de venta en China, a tan solo 11 años de abrir su primer café chino, en Pekín.
Dándose cuenta de esa oportunidad, otras cadenas han entrado a ese mercado, incluyendo los McCafé de McDonald's.
La cultura del café ha tenido un desarrollo lento en la India.
Sin embargo, el mes pasado Starbucks firmó un acuerdo con el gigante corporativo hindú, Industrias Tata, en virtud del cual la norteamericana abrirá cafés en las principales zonas urbanas, utilizando en parte el grano de las plantaciones de su socio.
Antes de invertir en nuevas plantas, que requieren tres años para producir, los cultivadores necesitan la confianza de que los precios se mantengan altos.
Por cierto, hay fuertes indicios de que la era del café barato puede haber acabado para siempre.
El consumo mundial de café el año pasado subió en un 2,4% a 8 millones de toneladas, según la Organización Internacional del Café.
Esta alza más bien es una tendencia que ha permanecido durante varios años, en los cuales los productores se ven menos capaces de satisfacer la demanda.
El año pasado, los países productores tenían reservas de tan solo 780 mil toneladas de café, comparadas con los 3,3 millones de toneladas, de hace una década.
La producción del café ha incrementado en Costa Rica en los últimos tres años, a 90 mil toneladas, en comparación con las 80 mil de 2008, según datos de la Organización.
Sin embargo, se espera incrementar la producción, mediante programas de renovación de plantaciones actuales en los próximos cinco años, con nuevas matas.
Actualmente, Costa Rica es el noveno productor mundial del arabica, en comparación con Brasil con 3 millones de toneladas el año pasado, y con Colombia, que ocupa el segundo lugar, con una producción de 550 mil toneladas.
Mientras tanto, casi la totalidad de las exportaciones de café del país se componen de grano verde.
En este caso, son compañías extranjeras las que gestionan varios de los aspectos más interesantes y rentables del negocio, tales como envases, mercadeo, promoción y ventas.
Unas pocas compañías costarricenses están comercializando café de valor agregado, creando así importantes puestos de trabajo a nivel nacional, sea para técnicos, diseñadores, publicistas o ejecutivos de ventas.
Una de ellas la más conocida es Café Britt, cuyo inventario incluye cafés populares, así como algunas variedades exóticas, entre estas, Tarrazú, Fair Trade y Orgánico, las bebidas frescas como Mocha y Capuccino Ice, y una gran variedad de chocolates y galletas.
La empresa vende directamente a los consumidores extranjeros a través de su página web, y en 67 tiendas localizadas en nueve países, así como en varios aeropuertos, incluidos los de Miami, México DF, Lima, y Santiago de Chile.
Sin embargo, Britt sigue siendo un caso excepcional.
Bernal Rodríguez
[email protected]

Ver comentarios