Enviar
Recicla 300 litros de aceite diarios para surtir a sus camiones
Burger King completa flota 100% biocombustible
Los 9 mil litros que procesa mensualmente son suficientes para su flotilla de transporte
Proyecto pionero en el país, y de BK en el mundo

Si un día se encuentra en una presa detrás de uno de los 20 camiones con que cuenta Burger King en el país, sea consciente de que los malos humos que pueda respirar serán los producidos por estar atrapado allí, pero no porque la mufla del camión que le precede le esté contaminando sus pulmones.
Para ello BK Costa Rica se puso a trabajar en un plan de flotilla ecológica. Dos años y $0,5 millones después, sus 20 camiones de reparto se mueven con biocombustibles, al 100%, sin mezclas.
Los 20 camiones pasan 15 horas en marcha diariamente (seis días por semana), ya que deben estar encendidos independientemente de si están en ruta o no, pues son refrigeradores. Eso da un total de 93.900 horas anuales, antaño contaminantes, y hoy libres de emisiones. La recuperación de la inversión del proyecto la han cifrado entre cinco y ocho años.
El biocombustible lo consiguen a partir de los 300 litros que diariamente consumen para freír sus papas en más de 70 restaurantes en el país. Así, producen 9 mil litros que nutren los motores de estos camiones (por cada
litro de aceite se consigue uno de biodiésel). La planta de tratamiento se encuentra en las oficinas de Burger King en San Antonio de Belén.
El programa es pionero en Centroamérica. “Animo a otras empresas a que lo hagan”, dijo Rafael Moraga, director de compras y control de calidad de Corporación de Alimentos del Rey (CARSA), empresa que explota BK en el país, así como Papa Johns, Churchs Chicken, Schlotzsk’s y Cinnabon. “Es más fácil deshacerse de los aceites, pero al final, se ven los resultados”, aseveró Moraga.
Con esta iniciativa, CARSA quiere poner su granito de arena “a la descontaminación del planeta”. No es la única iniciativa de BK en pro del ambiente, que iniciaron con procesos de reciclaje en sus restaurantes.
Los biocombustibles, comparados con los combustibles fósiles, rebajan en un 80% la emisión de CO2 al ambiente.



Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios