Braulio: “El tico es muy especial”
Braulio hará un repaso de sus éxitos en los tres conciertos que tiene programados en el país. Internet/La República
Enviar

ENTREVISTA

Braulio: “El tico es muy especial”

El cantante conversó con MAGAZINE de sus presentaciones en el país y su carrera

Luego de cuatro décadas de carrera el cantante español Braulio encuentra nuevos retos: enamorar a su público con música nueva.
El artista conversó con MAGAZINE sobre los tres conciertos que tiene planeados en el país así como de su nuevo disco, el cual va haciendo poco a poco y espera salga en 2015.

• Tres encuentros con los ticos, ¿qué tiene preparado para esas veladas?

201411142325550.m11.jpg
Llevo un repertorio muy romántico que creo es la principal característica de los temas que hago. Vamos a estar acompañados por una fabulosa orquesta tica (grupo RQT), y va a venir mi director desde España para ensayarlos. Estoy muy ilusionado de volver a Costa Rica como siempre.
Empiezo (el repertorio) con “Sobran las palabras”, que es un tema muy viejo mío del año 76; “Qué tentación”, “Noche de bodas”, “Amor de sal”, “En bancarrota”, “En la cárcel de tu piel”, “El vicio de tu boca”, son muchos temas.

• ¿Qué hace que su relación con los ticos sea tan estrecha?
Creo que el tico es muy especial, es probablemente uno de los públicos más atentos, más entregado que he encontrado, que más vive las canciones. Se crea una atmósfera, lo he comentado incluso con algún compañero; Costa Rica es uno de los destinos más apetecidos por nosotros.

• ¿Está trabajando en un nuevo disco?
Estoy trabajando con mi director en un próximo trabajo, pero con la calma que impone ahora mismo el mercado, que es dominado en una gran parte por la piratería, entonces uno tiene que pensar muy bien a la hora de hacer el trabajo, tener las cosas muy atadas.
Creo que el próximo año tendré nuevo disco y estoy muy contento con esa posibilidad.

• ¿Será todo de su autoría o tiene colaboraciones?
No. “Yo como Juan Palomo, yo solo me lo guiso, yo solo me lo como”, como dice el dicho español. Yo realmente compongo letra y música, participo en los arreglos, una proporción del 60% o 70% es mío, siempre le dejo al arreglista alguna sugerencia, pero nuevamente es un trabajo muy mío.
No es por egoísmo musical, sino porque es la única forma en la que quedo satisfecho al final.

• Usted tiene más de cuatro décadas de carrera, un nombre y música que se promueven por sí solos en muchos países…
Sí, ahora (hago música) con más calma; antes hacía discos cada dos años, ahora es cada cuatro o cinco años, porque la realidad es que las compañías de discos están como están, la piratería está como está, honestamente no vale la pena porque lo que recuperas por Internet es muy poco.
Además con el público ocurre otra cosa, no me deja cantar temas nuevos, es muy atento pero la gente lo que quiere escuchar es “La más bella herejía” o “El vicio de tu boca” que son las canciones que tienen conexión con la vida personal de cada uno, que les recuerda un determinado amor o una determinada circunstancia. Entonces sacar temas nuevos es muy arriesgado.

• Pero su música cala también en jóvenes…
Sí, los pobres han sido abducidos por mi música por culpa de los padres. Desde pequeñitos les lavan el cerebro. Una vez le pregunté a una chica “oye y ¿a ti qué haces aquí? Yo no soy Justin Bieber”, y me dice “es que su música ha sonado en mi casa más que la de Plaza Sésamo cuando yo era pequeña”.
Es muy gratificante ver que la gente joven se acerca a la música de uno, lo malo es que este tipo de situaciones le engordan el ego a uno, entonces cada vez estoy más gordo.

• ¿Cómo ve el mercado musical ahora en cuanto a calidad? ¿Cree que las canciones han perdido contenido?
Yo lo miro desde una óptica de un fanático empedernido. A mí me tildaban de ser un poco atrevido, “sensualote” en mis canciones, y hoy me quedo con la boca abierta cuando escucho algún reggaetón, hip hop, con unas letras excesivamente explícitas. Creo que no se debe llegar tan lejos a la hora de cantar, sobre todo porque la mayoría de ellas colocan a la mujer en una situación un poco como de objeto “a la cama, dije que voy a no sé qué”, cosas así.
Me echo a reír ahora porque a mí me prohibían canciones por ejemplo como “Noche de bodas”, todo lo que se dice (en esa canción) se dice metafóricamente, no hay nada, menos con la perspectiva de ahora. A mí me parece excesivo el lenguaje que ahora mismo se utiliza, soez; salvo algunas excepciones, hay gente que hace de un cierto grado poesía, poesía social como este grupo puertorriqueño Calle 13, que hace cosas interesantes.

Carolina Barrantes
[email protected]
@cbarrantesLR

Ver comentarios