Logo La República

Miércoles, 23 de septiembre de 2020



NACIONALES


Bebés y leyes

Redacción La República [email protected] | Miércoles 05 diciembre, 2012



ANALISIS


Hay formas admisibles para permitir a parejas infértiles tener hijos

Bebés y leyes

Apoyo de lectores de LA REPÚBLICA a uso de técnicas adecuadas de fertilización in vitro

Las parejas costarricenses deben contar con el derecho de tener hijos, y en el caso de aquellas infértiles, que puedan utilizar la técnica conocida como fecundación in vitro.
Este procedimiento daría una nueva esperanza a muchas personas que no pueden tener hijos de manera habitual.
Con el enfoque adecuado, la fecundación sería justa para todas las formas de vida.
Sería correcto además, que la Caja ofrezca este procedimiento; sin embargo, si por razones financieras u otras, eso no es viable, las parejas al menos contarían con la opción del tratamiento privado.
Actualmente, es prohibido para los médicos costarricenses aplicar esta técnica, que se utiliza en varios países.
En un caso típico simplificado, el médico toma tres óvulos de la mujer, y el esperma del cónyuge, fertiliza los huevos en un medio que promueve el crecimiento del embrión.

Luego, el médico pone los huevos fertilizados en el útero.
Dado que el procedimiento funciona casi en la mitad de los casos —a veces con gemelos y hasta trillizos— es una opción atractiva para muchas parejas.
Algunas personas se oponen a este método de concepción, por no ser natural, pero conforman una minoría.
Cuando se trata de las prácticas reproductivas, muchos costarricenses hacen las cosas que no son del todo naturales.
La gran mayoría practica una forma u otra de control de natalidad.
En el caso de un embarazo, que amenaza con matar a la madre, ella tiene el derecho de un aborto.
Además, esta forma de fecundación es humana.
Pero existen otros problemas relacionados con la ética y límites para que los doctores practiquen la fertilización in vitro.
En algunos países, los médicos obtienen más de tres óvulos de una mujer.
Se congelan los huevos fertilizados, que no se utilizan.
Si la mujer no queda encinta la primera vez, los médicos descongelan los huevos, y repiten el procedimiento.
Pero si la mujer ya tuvo a un bebé con el primer intento, y no quiere más, los médicos destruyen los huevos que sobran, a pesar de que habrían podido convertirse en seres humanos.
Sería diferente el procedimiento en Costa Rica. No habría huevos que sobren.
Ninguna vida sería destruida.
Aparte de eso, algunas personas temen, que si Costa Rica permitiera el procedimiento, algunos médicos secretamente congelarían los óvulos extras, que podrían luego ser destruidos.
Pero no es fácil ocultar óvulos congelados, sobre todo por un periodo que puede durar varios años.
Además, la fecundación en vitro es cara, lo que significa que pocos médicos la ofrecerían.
En este caso, el Ministerio de Salud podría vigilar la forma en que estos médicos trabajan.
En cuanto al bienestar de las parejas, lo ideal sería que la Caja ofreciera el procedimiento.
Sin embargo, se trata de una técnica que cuesta alrededor de $5 mil.
Dado que la Caja ni siquiera cuenta con los recursos financieros para proveer muchos servicios básicos, y que tampoco dispone de los especialistas en este campo, es poco probable que brindara este tipo de tratamiento, al menos por bastante tiempo.
Pero aun si las parejas costarricenses se vieran obligadas a contratar los servicios privados, sería más agradable hacer el procedimiento en su propio país, donde puedan ir a un doctor o una doctora a quien conocen, mientras aprovechan la presencia y el apoyo de sus familias.
Hay también otro factor económico, que considerar.
Para ir a otro país, la pareja debe agregar al precio del tratamiento, el costo de volar allí y regresar, así como el de hospedarse en hoteles, y comer en restaurantes.
En la actualidad, 18 parejas costarricenses están pidiendo a un tribunal internacional que ordene al Estado otorgar el procedimiento.
Mientras tanto, un sondeo entre los lectores de LA REPUBLICA, señala que una gran mayoría de ellos considera que tras una gestión adecuada, la fecundación in vitro ayudaría a las parejas, a la vez que respeta la vida, por lo que sería justa, y debiera ser otorgada.

Johnny Castro
[email protected]






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.