Enviar
Entidades financieras luchan por preservar el efectivo
Banca nada en liquidez pero no la presta
Crecientes provisiones y competencia del Banco Central por captaciones obliga a mayor cautela a los banqueros

Wilmer Murillo
[email protected]

Lo que está ocurriendo en el sistema bancario parece contradictorio. Hay suficiente liquidez, pero el crédito se desacelera.
El crecimiento del crédito en Costa Rica se ha “ralentizado” pues en el primer trimestre de 2009, prácticamente se ha mantenido el saldo.
Lo contrario ha ocurrido con la liquidez total del sistema bancario que aumentó un 22,6% hasta abril, de acuerdo con cifras preliminares suministradas por el Banco Central.
Ciertamente, los bancos gozan de suficiente liquidez, sin embargo la conservan por la ajustada suficiencia patrimonial, dijo Carlos Fernández, gerente de Financiera Acobo, y ex gerente del Banco de Costa Rica.
Entre la lucha por preservar la liquidez, el aumento de las tasas de interés y la reaparición de la devaluación se frenó la colocación del crédito. Son factores todos que podrían estar explicando el fenómeno.
Las cifras gruesas muestran a los bancos con buenos niveles de liquidez (¢1,5 billones). Pero además, los bancos están colocando crédito en dólares al 10% y entre un 11% y un 15% en colones. Es decir a tasas rentables.
Posiblemente como resultado de la desaceleración económica ha sobrevenido el cierre de las llaves del crédito internacional. De ahí que todos los bancos se encuentran cautelosos en el otorgamiento de nuevos créditos debido a que ya no logran obtener tantos recursos del exterior o en el país para prestar.
En general, los riesgos que enfrentan los bancos este 2009 se aproximan por el flanco de restricciones de fondos y crecientes provisiones por créditos deteriorados, confirmó en un informe la agencia calificadora de riesgo Fitch.
“El crédito no ha crecido y algunos aumentos que se ven en BAC San José, por ejemplo, son por la compra de cartera que se le hizo al offshore, Bac Bahamas, según los requerimientos de las autoridades en Costa Rica”, dijo Gerardo Corrales, gerente general del BAC San José.
Por su parte, analistas financieros suponen que los bancos están previendo un deterioro de las carteras de crédito y el riesgo de que la gente se atrase, lo cual afectaría su flujo de efectivo en lo que resta del año. “Han optado por tratar de guardar toda la liquidez que puedan porque ante una situación adversa tendrán reservas para hacerle frente”, dijo Isaac Castro, especialista de Interbolsa.
Hay un factor adicional a los requisitos, las tasas de interés y la devaluación que estarían retardando la atención de la demanda de crédito. Se trata de Central Directo, el mecanismo de captación electrónica del Banco Central, que está compitiendo por las captaciones del público.
El sistema ha obligado a los bancos a incrementar las tasas. Pero no será hasta que ofrezcan 10 puntos porcentuales más que Central Directo que el público vuelva con sus depósitos a los bancos comerciales.
Aunque se vislumbra como un atractivo para los ahorrantes, la presión al alza de las tasas de interés que se está dando este año también les ha puesto presión a las entidades financieras para ser más cautelosas.
Sin embargo, la insistencia bancaria por preservar liquidez no deja de llamar la atención. Poseen suficientes reservas en exceso encajadas en el Banco Central, se prestan plata entre sí a tasas bajísimas. Los bancos privados han repatriado recursos de sus offshore y los bancos del Estado han sido capitalizados. Aun así está detenido el crédito, señaló Castro.
Ante las circunstancias internacionales de la economía los bancos podrían tener una proporción adicional de sus activos en inversión temporales. “Eso no ha sido una limitante para otorgar nuevos créditos; lo que estamos enfrentando es una reducción importante de la demanda”, dijo Luis Liberman, gerente general de Scotiabank.
Esto es lógico pues al reducirse el crecimiento de la demanda por bienes y servicios, muchas compañías requieren menos créditos para capital de trabajo y reducen sus inventarios, dijo el gerente.
Hay que entender que con la disminución rápida en los precios de muchas materias primas en algunos casos se han reducido las necesidades de financiamiento, adujo.
En el caso de las personas físicas pareciera que la gente está siendo más cuidadosa y está posponiendo adquisiciones de casas, autos y otros bienes de alto valor, dijo Liberman.
Otros gerentes bancarios coinciden con Liberman. “Las condiciones de la economía costarricense, afectada por la crisis financiera internacional, han provocado que la banca actúe con mayor rigurosidad en sus procesos de análisis, que es uno de los factores que limitan el crecimiento del crédito, dijo Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito.
En general el “librito” de la banca dice que ante situaciones de incertidumbre las instituciones financieras deben fortalecer su posición de liquidez, pues es de esperar que los depositantes piensen en retirar más dinero que de costumbre, afirmó por su parte Gerardo Porras, gerente general del Banco Popular.
Las acciones para preservar la liquidez, no obedecen necesariamente a que los bancos estén mal, sino para cubrir otras necesidades, en ese sentido los bancos hemos fortalecido la posición líquida en los últimos meses, amén de que la preferencia de los depositantes ha sido invertir a muy corto plazo, agregó el gerente.
No obstante, el bajo crecimiento que presenta el crédito está más relacionado con las tasas de interés y la disminución de la liquidez en la economía, subrayó.


Ver comentarios