Enviar
Decisión de la Reserva Federal obligaría a replantear estrategias del Central
Baja en las tasas de EE.UU. presiona mercado local

• Recorte hace atractivo ingreso de capital especulativo a Costa Rica
• Bancos podrían asumir una postura más cautelosa ante el riesgo crediticio

Wilmer Murillo y Mónica Cordero
[email protected]
[email protected]


La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) de reducir las tasas en tres cuartos de punto porcentual, hasta el 3,5%, pone en una encrucijada las metas del Banco Central.
El anuncio de la Fed representa la mayor baja de las tasas en 25 años en ese país y brinda un panorama más claro del deterioro de la economía estadounidense.
“Esto muestra que la economía norteamericana está cayendo en una recesión y que el Gobierno y la Fed hacen lo posible para no ingresar a la parte más crítica”, señaló Leiner Vargas, economista de la Universidad Nacional.
La baja de la tasa de interés hace que los créditos y el dinero en el mercado se abaraten, con la idea de estimular el consumo, la disponibilidad de dinero, la inversión y la creación de empleo.
Ante este panorama, los especialistas contemplan el posible ingreso al país de capital extranjero interesado en aumentar su rentabilidad y con presencia de corto plazo.
“En principio puede haber una atracción por la diferencia entre las tasas en dólares y colones, donde la tasa en colones aumenta su atractivo. Sin embargo, una recesión en Estados Unidos. puede disminuir —posteriormente— los flujos de capital”, indicó Fernando Estrada, analista internacional de Aldesa Valores.
El ingreso de capital especulativo implica presión a las economías pequeñas con capitales abiertos. El aumento del flujo de capital promovería una revaloración más fuerte del colón y la necesidad de una mayor intervención del Central.
E
ste escenario hace más compleja la estrategia del instituto emisor, que proyectaba elevar las tasas de interés para aminorar la existencia de dinero en la economía y de este modo reducir la inflación.
“Con esto se mueven dos piezas de la ecuación al Banco Central. Se va a tener que preocupar por la política cambiaria y por el posible ingreso de capitales”, dijo Leiner Vargas.
La situación tendería a agravarse pues el llamado Comité de Mercado Abierto de la Fed tiene previsto para la semana entrante un recorte adicional de la tasa de interés de referencia.
Según otros analistas, es pronto para especular sobre lo que puede pasar, quedando claro solamente en el corto plazo que las tasas de interés no subirán.
La noticia ha caído como balde de agua fría en las oficinas y pasillos del Banco Central, donde se está preparando el programa macroeconómico para este año y el 2009 que se daría a conocer en los próximos días.
Precisamente sobre el tema LA REPUBLICA procuró ayer la versión de Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del ente emisor, pero en su oficina comunicaron que se encontraba en una reunión. Al cierre de edición no había respondido.
Pese a e
llo, los analistas coinciden en que el mercado local deberá replantearse los planes para el año.
“La decisión de la Fed pone presión al Banco Central pues al bajar las rentabilidades en Estados Unidos seguirán ingresando divisas en exceso, obligando también a la baja del tipo de cambio (apreciación de la moneda), explicó Guillermo Quesada, gerente general de Bancrédito.
El banquero cree que habrá que esperar decisiones importantes, pues con la llegada de capitales especulativos o “golondrina” incentivados por una tasa de interés atractiva, se va a generar más inflación. De modo que prevé “medidas fuertes” para contrarrestar los efectos.
En el sistema bancario, las repercusiones van a depender de cuan dolarizadas estén las carteras de cada entidad. “Podemos prestar a la tasa prime más un punto, lo cual implica un menor margen financiero que afectará este año la utilidad de los bancos”, precisó Quesada.
Desde el punto de vista de los exportadores que colocan en Estados Unidos el 40% de sus productos, una recesión económica de Estados Unidos obligaría a trabajar fuerte en buscar otros mercados como el chino o el europeo, para contrarrestar una caída en las ventas.
Los ganadores son por el momento quienes tienen deudas en dólares, por la merma en la tasa prime y Libor, y eventualmente los deudores en colones en el tanto se reduzcan las tasas activas.
En la firma bursátil Interbolsa no prevén un impacto en el sistema financiero, por considerar que la composición de las carteras hipotecarias en el mercado costarricense no cuenta con hipotecas del tipo subprime.
Ver comentarios