Enviar
Caída en el precio del maíz, trigo, arroz y sorgo aún no se traslada a consumidores nacionales
Baja de materias primas no llega al país

• Incertidumbre y especulación mundial impedirían que disminuya el valor de estas materias primas a nivel local
• Medidas paliativas para aumentar producción instauradas por el Gobierno no darían resultado hasta próximo año

Natasha Cambronero
[email protected]

La presión sobre el bolsillo de los consumidores por la escalada en el precio de algunos insumos no da tregua, pese a la baja en sus precios a nivel internacional.
El valor de un bollo de pan, galletas, huevos o carne se mantendrá debido a que las materias primas indispensables para su producción, como es el caso del maíz, trigo, arroz y sorgo, no presentarían una baja en Costa Rica en los próximos meses.
En los mercados internacionales, después de meses de fuertes alzas, los precios de estos bienes empiezan a ceder. El maíz y el trigo han tenido una caída en su cotización del 22% y el 27%, respectivamente, durante los últimos tres meses, según datos del Consejo Nacional de la Producción (CNP).
Pese a que la situación in
ternacional demuestra una constante en la caída de las materias primas, en el país existe incertidumbre debido a la especulación que marcó la escalada de precios de estos productos en el exterior. Razón que provocaría que no se haga una reducción en el valor de estos insumos.
“Los precios comienzan a bajar, pero no en la magnitud en que subieron; por ello en el país continúan al alza, debido a la especulación que se ha generado en torno a las materias primas”, dijo Eduardo Sibaja, viceministro de Economía, Industria y Comercio.
Las compras de estos bienes, realizadas por empresarios locales en épocas en que los precios eran altos, generan que las bajas todavía no se sientan. El alivio en el bolsillo de los consumidores podría tardar varios meses en llegar, hasta que ingresen los pedidos realizados durante el periodo de baja.
En el caso del arroz la bolsa de dos kilos mantendrá un precio de ¢1.292 debido a que la última importación del grano representó un gasto extra de al menos ¢1.000 millones, en comparación con el costo de la producción nacional.
Sin embargo, los que sí podrían respiran más tranquilos son quienes elaboran concentrados alimenticios para ganado. Los costos de producción que los han venido asfixiando durante los últimos meses disminuirían.
“Esperamos que en octubre se nos reduzcan los costos, si la tendencia se mantiene, porque se estaba complicando la situación”, aseguró Johanna Rodríguez, gerente financiera del Grupo RZ.
El escaso cultivo de esto
s productos en el país ha promovido los constantes golpes en los bolsillos de los consumidores, por lo que en el Gobierno se pretende reactivar la siembra del arroz y el maíz para ser más autosuficientes.
En el país solo se produce el 50% y el 35% de estas materias primas, respectivamente, según datos del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).
No obstante, los incrementos de estos granos no se reflejarían hasta el próximo año, cuando se recojan las cosechas más grandes de estos dos insumos.
Mientras, la harina de trigo podría tener una baja en los próximos meses, luego de que se realice un estudio con relación a los precios de hace tres o cuatro meses de este producto, cuando el costo del trigo era superior.
Ver comentarios