Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


APM y la falsa idea de desarrollo

| Miércoles 29 octubre, 2014


Queremos un cambio y eso significa no cometer los mismos errores de las administraciones pasadas


APM y la falsa idea de desarrollo

En 2007, cuando en el país se discutía los beneficios y/o perjuicios de adherirse a un acuerdo comercial con Estados Unidos, uno de los argumentos de quienes favorecían el Sí al TLC, era la creación de nuevos y mejores empleos; sin embargo, nunca nos explicaron en qué consistían estos empleos, si iban a ser fijos, a tener seguro social y demás beneficios por Ley establecidos.
Dicen que la construcción del puerto de APM Terminals generará alrededor de unos 600 empleos (cantidad muy reducida, si tomamos en cuenta que para la construcción del Estadio Nacional se emplearon a 800 trabajadores, todos chinos). En este sentido, el Estadio Nacional no representa ni el 1% del área de construcción que se pretende realizar con este nuevo muelle.
Ahora bien, ¿está garantizado que esos empleos serán exclusivamente para los limonenses? Si bien es cierto, Limón tienen el mayor índice de desempleo del país, hay muchas personas en las otras provincias que también requieren un trabajo urgente para poder sostener a sus familias. Y los trabajos calificados y profesionales como ingenieros, arquitectos, topógrafos y demás, ¿serán para los limonenses?
O es que los limonenses nos convertiremos como los guanacastecos, en inquilinos en su propia tierra y observaremos pasivamente cómo los grandes empresarios se adueñan de todo.
Nos decían que el TLC era necesario ya que propiciaría la libre competencia de bienes y servicios y con eso una mejora en la economía del país, lo que llevaría a generar un mayor empleo, reduciendo la pobreza. Entonces, ¿por qué la tasa de desempleo abierto en Limón pasó del 5,3% en 2007 al 10,77% en 2013? (INEC-Encuesta Nacional de Hogares, años respectivos).
Esto quiere decir que actualmente hay cerca de 50 mil personas desempleadas en Limón. Por lo tanto, no se puede creer en esa falsa idea de “desarrollo y progreso”.
Claro que habrá progreso y desarrollo, pero no para los limonenses sino para los que se apropian de las riquezas y solo devuelven migajas a sus habitantes.
La situación es peor con el evidente monopolio que el Gobierno le ha concedido a APM Terminals. ¿Dónde quedó la libre competencia? La negativa a renegociar el contrato actual con esta empresa portuaria, se asemeja al contexto de la discusión del TLC, cuando los del Sí aseguraban que ya no se podía renegociar dicho convenio comercial. Lo que resultó ser falso.
Si bien es cierto, el contrato fue negociado y firmado por el anterior gobierno, ya esto es un argumento suficiente para desconfiar y entrar a negociar un nuevo acuerdo.
Podrán decir que me guío por juicios de valor, lo cierto es que teniendo como referencia la enorme corrupción que se suscitó en la administración pasada, yo al menos no me la jugaría.
Hay que ser claro que acá no está en juego la validez jurídica del contrato, nadie cuestiona eso. Lo que se cuestiona es el monopolio privado que se le está dando a esta empresa, lo que lógicamente llevaría a la quiebra a una institución como Japdeva, que históricamente ha cumplido con su misión de desarrollar la provincia del Caribe.
Estoy seguro de que los costarricenses no queremos más trochas fronterizas, o carreteras a San Ramón, y carreteras a Limón (actualmente renegociándose), no queremos más contratos como los de Crucitas, queremos un cambio y el cambio significa no cometer los mismos errores de las administraciones pasadas.

Josué Aguirre Thomas

Sociólogo
[email protected]