Enviar
Inversión extranjera directa en telecomunicaciones y seguros ayudaría a enfrentar desaceleración
Apertura de mercados alivianaría crisis

• De un crecimiento del Producto Interno Bruto del 7,3% el año pasado, en este se bajaría a menos de la mitad
• Multinacionales aseguradoras entrarían a competir primero, y las de telecomunicaciones lo harían el segundo semestre de 2009

Eduardo Baldares
[email protected]

Los nubarrones que se ciernen sobre la economía costarricense de cara a 2009 son densos. Pero también hay rayos de esperanza.
Entre esos destellos están los provenientes de la apertura de los mercados de telecomunicaciones y seguros, que en la forma de inversión extranjera directa tiene el potencial de contribuir a recalentar una economía con tendencia al enfriamiento.
La revisión del Programa Macroeconómico del Banco Central no deja dudas. La desaceleración de la economía costarricense durante 2008 es un hecho. El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) bajaría de un 7,3% en 2007, a solo un 3,3% estimado para cuando finalice este año.
Para 2009, ante la crisis internacional y en particular de Estados Unidos, el principal socio comercial de Costa Rica, “probablemente el crecimiento será menor al 4%”, reconoció Francisco de Paula Gutiérrez, presidente del ente emisor.
Es en este escenario, en el cual la apertura de los mercados de seguros y telecomunicaciones puede contribuir a mejorar la competitividad y por ende ralentizar las frías perspectivas económicas.
La actividad directa e indirecta que se generará al abrir estos mercados a la competencia, es uno de los elementos que “van a mitigar, al menos parcialmente, los efectos negativos que tiene sobre la actividad económica el deterioro en las condiciones externas”, complementó Alberto Franco, economista.
Las inversiones ayudarían a compensar en algo las pérdidas del país en otros ámbitos, tales como el turístico y el exportador, arguyó Ricardo Trujillo, especialista en telecomunicaciones.
Al intentar dilucidar de cuánto podrían llegar a ser las inversiones de las multinacionales, Trujillo se atreve a hacer vaticinios al menos en el mercado que mejor conoce. Dice que durante 2009 podrían llegar a ser de $200 millones provenientes de cuatro operadores de importancia, a razón de $50 millones cada uno.
“Es una estimación conservadora, solo para explorar el mercado”, agregó el ingeniero, y recordó que el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) invertiría por los menos otros $200 millones en su sistema de tercera generación (3G).
“En este momento estamos con un plan de mejoras en telecomunicaciones (…) En poco tiempo tendremos más líneas celulares y el próximo año contaremos con una red de 3G que nos volverá a colocar en un puesto destacado en América Latina”, ratificó Elberth Durán, vocero institucional del ICE, para quien “la llegada de otros es un factor estimulante para demostrar realmente de lo que ha sido y es capaz esta institución”.
La competencia de esta empresa estatal contra las multinacionales comenzaría unos tres meses después de licitadas las bandas de frecuencia para ser operadas, “aproximadamente para finales de 2009”, vislumbró Trujillo.
En cuanto al mercado de las pólizas, “sería aventurado señalar cifras”, adujo Tomás Soley, superintendente de seguros, pero solo las primas en el último año alcanzaron unos $600 millones. “Pareciera que hay espacio adicional para crear nuevo mercado”, dijo.
El resultado en ventas del Instituto Nacional de Seguros (INS) durante los últimos tres años muestra un crecimiento del 68% y una escalada de las utilidades “sin precedentes”, que alcanzaron $100 millones en 2007, “suma que se superará este año”, dio a conocer Guillermo Constenla, presidente ejecutivo del INS. “Esto le ha permitido a la empresa un considerable fortalecimiento patrimonial que la sitúa en muy buena condición de cara a la competencia”, agregó el jerarca.
La Superintendencia de Seguros ya se encuentra lista para recibir solicitudes de autorización y tramitarlas como corresponde, pues para ello ya fue emitida la normativa necesaria para la instalación en el mercado, explicó Tomás Soley, quien enfatizó que la posibilidad de competir también está abierta a compañías costarricenses.
Todos tienen claro, sin embargo, que la apertura como tal no es una “pomada canaria” ni curará de todos sus males al país por sí misma, sino que es uno de los factores que coadyuvarían a la reactivación económica en Costa Rica.





Ver comentarios