Enviar
Proyecto de ley del gobierno busca reestructuración de mercado energético, los opositores no lo quieren
Apagado plan contra apagones
Empresarios temen aumento en tarifas y cortes eléctricos
El Plan de Contingencia Eléctrica, impulsado por el gobierno para evitar apagones, ya empezó a apagarse en el Congreso.
La iniciativa no cuenta con el apoyo de las principales bancadas de oposición en la Asamblea, por lo que podría correr la misma suerte del empantanado proyecto de Ley de Electricidad de la presidenta Laura Chinchilla, el cual ya cumplió más de seis meses en punto muerto.
Para los partidos de oposición, Acción Ciudadana (PAC), Unidad Social Cristiana (PUSC), Frente Amplio y Accesibilidad Sin Exclusión, el proyecto gubernamental “es una forma solapada” de impulsar una gran transformación del mercado nacional energético, en detrimento del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
El proyecto del gobierno es temporal, pues regiría hasta que los diputados aprueben la Ley General de Electricidad. La intención es que los cogeneradores aumenten su producción de un 15% a un 25% de la capacidad instalada del país.
Asimismo, el plan permitiría al ICE ampliar el porcentaje de energía que adquiere del sector privado. Actualmente, el límite de compra es del 30% de lo que comercializa; la propuesta lo ampliaría al 40%.
La iniciativa también propone eliminar las barreras que le impiden al ICE construir en un corto plazo proyectos de generación hidráulica, eólica, biomásica y solar, además de ampliar la gama de sectores que podrían participar en el negocio de la producción eléctrica.
“Debido a la inviabilidad política de la Ley de Electricidad, le hicimos saber al gobierno que era necesario un plan de emergencia. Ese proyecto solo debía contener unos pocos puntos, como tarifas atractivas para los empresarios y para el ICE, así como el aval al aumento de la participación privada; sin embargo, cuando vemos el plan que nos envían, nos damos cuenta de que se meten en otro montón de cosas, convirtiendo esta ley de emergencia en una gran transformación vía reglamentaria. Nos quieren agarrar de tontos y eso no se vale”, expresó Luis Fishman del PUSC.
Entre los puntos que adversa el diputado rojiazul, se encuentran el permiso para que los cogeneradores vendan energía al mercado regional, así como la ampliación para que otros sectores participen en el negocio.
El 11 de mayo, ante el estancamiento de la Ley de Electricidad y la posibilidad de apagones y aumentos en las tarifas en los próximos años, Chinchilla presentó su plan de contingencia, aduciendo una supuesta incapacidad del ICE para producir la energía que el país demandará en un futuro cercano.
Tres semanas después, Juan Carlos Mendoza, presidente del Congreso, mandó publicar la iniciativa en el diario oficial La Gaceta, por lo que hasta ahora el proyecto podrá iniciar su discusión en la Comisión de Electricidad.
“Me parece que la teoría de apagones hay que demostrarla y no solo asustar. El país avanza en sus diversos proyectos eléctricos, como por ejemplo Reventazón y Pirrís. Nos asustan con una mano peluda puesta en el switch, y eso no es cierto”, indicó Carmen Muñoz, diputada del PAC.
Las únicas dos fracciones a favor del proyecto son el Partido Liberación Nacional y el Movimiento Libertario, quienes temen que más atrasos afecten la productividad del país, eleven el precio del suministro eléctrico y la constancia del servicio en un futuro inmediato.
Por esta razón, Alfonso Pérez, presidente de la comisión de electricidad y diputado del PLN, hizo un llamado a todos los congresistas para aprobar este mismo año la iniciativa, ya que tanto las instituciones públicas como los empresarios, deben elaborar sus presupuestos.
Asimismo, indicó que el precio de los hidrocarburos seguirá subiendo, por lo que la electricidad producida con combustibles será mucho más cara.
En ese sentido, Manuel H. Rodríguez de la Unión de Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), reiteró el respaldo del sector empresarial a la ley de contingencia que impulsa la Presidenta.
Asimismo, existe preocupación entre los empresarios por el lento avance del proyecto y sus posibles consecuencias.
“Vemos con muy buenos ojos la iniciativa presentada por el gobierno y esperamos que los señores diputados le den la celeridad requerida, con el fin de evitar racionamientos eléctricos en el corto plazo y tomar las previsiones necesarias a largo plazo”, concluyó Rodríguez.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios