Enviar
Primer paso sería regular precio de insumos
Alimentos más baratos: sí, se puede

Diferenciación en precio de diesel bajaría costo al consumidor
 

Asegurar una producción de alimentos más barata para el país podría ser mucho más sencillo de lo que se cree.
Con acciones específicas y estratégicas, se podría asegurar la provisión de alimentos a precios menores para los consumidores y la subsistencia de los casi 80 mil agricultores que hoy se cuestionan si vale la pena seguir cultivando la tierra.
Son necesarias medidas en áreas básicas, que garanticen el acceso a insumos más baratos, simplifiquen los procesos de comercialización y aseguren precios más bajos al consumidor.
El primer paso debería ir enfocado a propiciar que los agroquímicos dejen de ser los más caros en la región.
Datos en poder de los hortícolas nacionales dejan ver que mientras en el resto de Centroamérica un saco de fertilizante cuesta entre $37 y $39, localmente ellos pagan $58.
“A uno le dicen que el precio está alto, porque el dólar está alto. Pero cuando pasan los años y el dólar se ha mantenido bajo, y el producto no baja de precio, uno no entiende”, cuestionó Roberto Angulo, cebollero de Tierra Blanca de Cartago.
Otra gran área que debería revisarse es la intermediación, que se come una gran tajada de la utilidad.
En la finca, los intermediarios ofrecieron esta semana ¢180 por el kilo de papa; en el supermercado los consumidores pagan entre ¢460 y ¢500 por la misma cantidad.
“Una opción es llevar uno mismo el producto a la plaza del Cenada o a las Ferias del Agricultor”, argumentó Fabián Segura, de la Cámara de Productores de Papa de Cartago.
Lo que pasa es que en Cenada el mismo intermediario es quien le va a recibir el producto, y le paga los mismos ¢180, entonces sale uno peor porque debe asumir el flete. En la Feria, si se quiere cobrar ¢300 o ¢400, le hacen mala cara, agregó el agricultor.
El precio de los combustibles, específicamente el diesel que usan para maquinarias y transporte, es otro de los elementos que podrían hacer la diferencia.
Aunque ninguno es productor petrolero, en los demás países de la región se cobran tarifas mucho más bajas que en Costa Rica.
Los $4,75 que se pagan localmente por galón de diesel, están por arriba de los $4,09 que pagan los salvadoreños, y mucho más alto que los $3,62 que se paga en Panamá.
“Con diesel más barato, estaríamos hablando de costos mucho menores”, amplió Segura.
Bajaría el costo de operación y claro que facilitaría que cada uno de los productores incluso llevara su producción a la plaza o a las ferias. Si ahora un cliente paga ¢450 por kilo de papa, en esas condiciones podría bajarse a ¢350 o ¢400, finalizó el productor.

Ernesto Villalobos
[email protected]

Ver comentarios