Enviar
Bancos acordaron no financiar los trabajos de ampliación del Juan Santamaría
Aeropuerto se queda sin recursos para obras

• Accionistas de Alterra debieron aportar dinero para concluir las salas de abordaje

• Futuro del proyecto depende de que el BCIE logre comprar la deuda a los acreedores

Danny Canales
[email protected]  

Las ocho salas de abordaje que se inauguraron el viernes en el aeropuerto Juan Santamaría consumieron los últimos recursos que tenía a disposición Alterra.
Ello porque los bancos acreedores, encabezados por la Corporación Financiera Internacional (IFC), acordaron suspender el financiamiento de las obras.
Esa decisión la tomaron los bancos hace dos semanas, al fracasar las negociaciones que desde 2006 iniciaron con el gobierno para hallar una solución.
Hasta entonces los bancos habían prorrogado a Alterra el pago de los intereses y el principal por el crédito de $90 millones que le giraron, para que invirtiera esos fondos en los trabajos.
La medida de los bancos acreedores obligó a los accionistas de Alterra a aportar poco más de $400 mil para terminar la construcción de las salas de abordaje.
Por ahora lo único que podría salvar el proyecto es que el IFC venda la deuda al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para que este termine los trabajos que faltan.
El fin de semana pasado representantes de ambas partes se reunieron en Nueva York para negociar el traspaso del proyecto al banco regional.
“No hay nada nuevo aún, pero mientras estemos sentados en la mesa abrigo esperanza”, dijo Alfredo Ortuño, director del BCIE para Costa Rica.
La deuda del aeropuerto alcanza los $79 millones, en tanto que se necesita una inversión de al menos $48 millones para concluir los trabajos pendientes.
Aún restan por terminar la remodelación de las salas de abordaje, la construcción de una terminal y una calle paralela a la pista de aterrizaje.
A pesar de quedar sin financiamiento “el aeropuerto seguirá operando normalmente”, afirmó Fernando Lara, gerente de Asuntos Corporativos de Alterra.
El modelo tarifario que se empleará de ahora en adelante en el aeropuerto fue lo que llevó al fracaso las negociaciones. Los bancos solicitaban que se respetara el establecido en el contrato.
El problema financiero en el aeropuerto se arrastra desde marzo de 2003, cuando la Contraloría encontró que el gobierno había reconocido $18 millones más a Alterra en tarifas.
Dicho lío ha demorado la fecha de entrega de los trabajos por más de tres años. Por contrato las obras debieron haber concluido en agosto de 2004.
Alterra asumió el aeropuerto en mayo de 2001 al comprar el proyecto a la empresa Airport Group International, que fue el que se adjudicó la licitación para administrar el Juan Santamaría por 20 años.
Ver comentarios