Logo La República

Jueves, 1 de octubre de 2020



NACIONALES


¿Turismo? No, ¡negocios!

Daniel Chacón [email protected] | Viernes 14 diciembre, 2012

La escogencia de Costa Rica como primer país al cual se expandió la cadena se da por el gran incremento de negocios que hay, dijo Samira Fuentes, gerente general de Hotel City Express. Esteban Monge/La República


Unos $90 millones invirtieron hoteleros corporativos durante 2012

¿Turismo? No, ¡negocios!

Oportunidad es de oro, pero Panamá nos lleva ventaja

El ocio perdió contra el trabajo, y es el negocio del turismo corporativo el que inyecta dinamismo a la industria en nuestro país.
Solo para el año entrante, el Área Metropolitana contará con al menos cuatro nuevos proyectos hoteleros, que se dedican en buena parte a este tipo de visitante, que a su vez generarán miles de puestos de trabajo para los costarricenses.
Sin embargo, esta oportunidad de oro es también apetecida por Panamá, que compite fuertemente con Costa Rica, aprovechando ventajas en infraestructura e incentivos que da a los viajeros de traje entero.
El turismo de viajeros corporativos es bueno para la ciudad porque alimenta los hoteles capitalinos.
Un turista de ocio pasa si acaso dos noches en el Área Metropolitana, y gasta no más de $200 en hotel; el resto, en sitios turísticos.
Mientras, un pasajero corporativo puede gastar a partir de $1 mil en cinco días —estancia promedio— entre hospedaje, comidas y servicios, dijo Norman Monge, gerente de Park Inn.
Además, la ocupación corporativa es más estable, mientras los hoteleros dedicados al ocio deben esperar las temporadas altas para hacer su agosto con ocupación principalmente durante fines de semana.
En 2011, más de 52 mil personas visitaron nuestro país por motivo de seminarios, congresos y convenciones, dijo Allan Flores, ministro de Turismo.
Esto representa un incremento de casi la quinta parte, en comparación en el año anterior.
El principal factor que explica el crecimiento de los hoteles “business” es la llegada de una gran cantidad de nuevas empresas que dinamizan la economía nacional.
Costa Rica recibió más de $1 mil millones de inversión extranjera directa en el primer semestre de 2012, aumentando en un 45% las cifras con respecto al mismo periodo del año anterior.
El aeropuerto Juan Santamaría se ubica a solo 20 minutos de varios de los destinos corporativos más importantes, y el país ofrece una serie de destinos que sirven, a manera de incentivo, para que los ejecutivos puedan combinar los negocios con una salida nocturna, o una visita pronta a uno de los sitios turísticos del país.
Las amenidades de estos hoteles, en su mayoría, están concebidas para atender al gerente o supervisor de determinada empresa, que viene tres días por motivos laborales y busca facilidades como salas de convenciones, Internet inalámbrico y salas de eventos.
Inclusive el concepto de las habitaciones es distinto, ya que debe ofrecer mucha más conectividad que una pensada para un turista, explicó Hermes Navarro, líder de gestión turística del ICT.
Para 2013 ya se confirmó la apertura de tres proyectos hoteleros de este tipo: Hotel Park Inn San José, Hotel Wyndham Garden, Hotel Crown, así como la ampliación del Hotel Intercontinental.
Solo estos cuatro proyectos invertirán, en conjunto, aproximadamente $70 millones, por lo que se avecinan oportunidades de empleo para esa época.
Por su parte, la cadena mexicana City Express, abrió sus puertas durante la primera semana de noviembre.
Con una inversión de unos $9,5 millones, escogió Belén como zona de operaciones de la mano de una planilla de 25 personas.
“Se escogió el país (Costa Rica) por el gran incremento de negocios que había”, comentó Samira Fuentes, gerente general de City Express.
Este es el primer hotel de la franquicia fuera de México, y esta aventura le animaría a expandirse en 2014 a Colombia y Chile.
La cantidad de empleos directos que da cada hotel varía con el tamaño, y puede empezar a partir de 25. Esto depende mucho de la cantidad de habitaciones y la tasa habitual de ocupación.
Sin embargo, los incentivos que brinda el país son a menudo poco competitivos con respecto a los que ofrece Panamá, con el que Costa Rica compite cada vez más de forma directa.
Panamá, al igual que Costa Rica, tiene una alta cuota de inversión extranjera y actividades empresariales suficientes para dar vida al turismo de negocios.
Inclusive, la Autoridad de Turismo de Panamá ofrece gratis el Centro de Convenciones Atlapa, cuando un evento cumple con un mínimo de participantes extranjeros.
La cantidad de dinero que ellos gastan en el resto de aspectos como hospedaje, alimentación, y transporte compensa el gasto en que incurre la Autoridad.
Otro incentivo que brindan los panameños es un seguro médico a sus visitantes, mediante una tarjeta, entregada al viajero, cuando llega al aeropuerto.
Si algo le sucede durante su estadía, usted presenta la tarjeta de seguro que le dan en el aeropuerto y su pasaporte, y la póliza cubrirá hasta $20 mil la muerte accidental, y hasta $7 mil los gastos médicos derivados de accidentes o enfermedad.
El programa tuvo un costo de $4 millones para el Gobierno, pero la eficiencia de este insumo como imán para atraer turistas ha sido exitosa.
La respuesta del lado costarricense es solo una: construir el primer Centro Nacional de Congresos y Convenciones en Barreal de Heredia, a un costo de alrededor de $30 millones.
Además, el plan es teórico; después de más de una década de estar en la mesa de discusión, las fechas de entrega todavía no están aseguradas.

Luis Fernando Cascante
Daniel Chacón
[email protected]
[email protected]

 






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.