Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Tomatina: catarsis popular a golpe de tomates

Redacción La República [email protected] | Jueves 30 agosto, 2012



FIESTAS
Tomatina: catarsis popular a golpe de tomates


Cerca de 40 mil jóvenes procedentes de todo el mundo libraron ayer en Buñol, al este de España, la célebre batalla de la Tomatina, una fiesta popular convertida este año en un acto de catarsis colectiva para olvidar los efectos de la crisis a golpe de tomate.
Esta guerra que se inició hace 67 años como un juego de jóvenes del pueblo concita cada vez una mayor atención en todo el mundo.
Los participantes europeos y asiáticos ya son parte habitual de este cuadro de tonos rojos, que este año recibió a visitantes de Australia, Brasil, Argentina o Letonia, entre otros muchos.
Los preparativos de este ritual, que se celebra el último miércoles de agosto, comenzaron el martes al atardecer con un maratón de fiestas, bailes y conciertos.
Camiones cargados de 120 toneladas de tomates situaron a Buñol en el mapa de los festejos de Interés Turístico Internacional hace diez años.
El uniforme mayoritario lo componen camiseta blanca y pantalón corto o bañador escogido con previsión de un posterior uso para trapos o depósito en el contenedor más próximo.
Algunos se atrevieron a completar la vestimenta con una peculiar protección craneal, un sandía vaciada y recortada en forma de casco.
A las 11 en punto sonó el disparo de cohete que anuncia el estallido de la contienda, y entonces el centro histórico de casas blancas se transforma en un desastre rojo.
En España, que enfrenta una de las mayores crisis económicas que recuerda la historia, este ejercicio de locura colectiva se reveló como un acto de catarsis popular.
La “guerra mundial del tomate” cesó 60 minutos después con otro disparo de pólvora que poco a poco fue revelando el estanque de salsa triturada en el que quedó convertido el pueblo y que se evaporará en pocas horas gracias a los vecinos y a los servicios municipales de limpieza.

Buñol, España / EFE