Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


“Todos tenemos que zocarnos la faja”: Francisco Llobet

Natalia Chaves [email protected] | Viernes 03 octubre, 2014

“Cuando las finanzas públicas están mal todos tenemos que socarnos la faja, es la única forma de que el país vaya por donde tiene que ir”, comentó Francisco Llobet, presidente de la Cámara de Comercio. Esteban Monge/La República


Propuesta del gobierno no es un recorte de gasto, es transferir deuda

“Todos tenemos que zocarnos la faja”: Francisco Llobet

El 40% de las empresas son informales y esto nos afecta a todos

La situación fiscal del país nos preocupa a todos.
Por eso, LA REPÚBLICA está convocando a distintos actores políticos, económicos y sociales para dibujar un camino de consenso, que nos lleve a tomar las medidas necesarias para sanear las finanzas públicas.

Para sanear las finanzas públicas, ¿qué podría hacer el sector privado?
El 90% de los empleos los genera el sector privado, hay que incentivar la producción para que el gobierno reciba más ingresos y haya más bienestar.

Sin embargo, la informalidad está golpeando mucho al país en este momento.
Casi un 40% de las empresas son informales y esto nos afecta a todos.
Es una competencia desleal para el resto del sector privado, pero al no pagar impuestos ni las cuotas de seguridad social, afectan al resto de la sociedad.
En este momento, más de la mitad de las empresas de menos de cinco trabajadores no cotizan a la Caja.
Queremos trabajar para que haya un incentivo de un impuesto de renta más bajo y que las cuotas de la Caja sean menores para las pymes, de forma que puedan entrar a la formalidad.
Otra parte delicada es el contrabando, que está golpeando a las empresas y a las finanzas públicas, pues la mercadería de contrabando no paga impuestos.

¿Qué espera del gobierno?
Creemos importante una reducción del presupuesto dada la problemática fiscal.
El gobierno planteó una rebaja de ¢221 mil millones, pero eso no es un recorte de gastos, es transferir la deuda a un plazo más largo.
Todas las instituciones gubernamentales deberían propiciar por ética y transparencia una reducción.
Todos estamos de acuerdo en que hay que reducir el gasto, pero nadie quiere que le reduzcan su presupuesto.
Cuando las finanzas públicas están mal, todos tenemos que zocarnos la faja, es la única forma de que el país vaya por donde tiene que ir.
Tenemos que hacer un alto en el camino y pensar de ahora en adelante cuál es la capacidad de pago del país y no lo que yo querría que me paguen.
Cuando el 50% del presupuesto es financiado con préstamos, no podemos aumentar el presupuesto de las universidades cuatro veces más que la inflación.
Igual ocurre con los salarios y pensiones del sector público. No puede ser que el aumento salarial pasó de un 4% a un 5,1%. La situación no está para ello.
También se deben revisar las exenciones, actualmente hay una gran cantidad de instituciones que las tienen y no amerita.
Acompañado de la reducción del gasto público es necesario generar mayores ingresos.
Pero primero hay que demostrar que el gobierno está empeñado en reducir el gasto para luego pensar en aumentar los impuestos, para que ambas medidas se complementen.
Necesitamos crecimiento económico para generar empleo y para que aumenten los ingresos del gobierno. Esto requiere incentivos del sector público.
Pero las empresas costarricenses se ven afectadas por la tramitomanía, la infraestructura, los precios de los combustibles y los costos eléctricos.

Natalia Chaves
[email protected]
@La_Republica