“No hay por qué regular más a las encuestas”
“Lo que creo es que las encuestas son una herramienta de medición y entre más casas encuestadoras mejor, porque esto da una oferta plural para mejor conocimiento de los ciudadanos”, indica Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE.Marco Monge/La República
Enviar

Competencia entre empresas castiga a farsantes, dice Luis Antonio Sobrado

“No hay por qué regular más a las encuestas”

Sin importar las críticas TSE no valora reformas}

Pese a que las encuestas de opinión han dado mucho de qué hablar en esta campaña política, Luis Antonio Sobrado, presidente del TSE, es del criterio que no deben ponerse restricciones a dichos estudios de opinión en el futuro.

201401292243110.n22.jpg
Para él, la pluralidad de encuestas y resultados no confunde a los votantes, sino que por el contrario, son una fuente de información más a la hora de razonar el voto.

En ese sentido, la competencia entre las diversas casas encuestadoras hace que se dé un autocontrol sobre supuestos datos falsos o maquillados, destaca el funcionario.
Esto, porque a final de cuentas para subsistir en el mercado estas compañías deben ser lo más certeras posibles para atraer futuros clientes.
“Nunca he visto como algo positivo la intromisión del Estado más allá de ciertos límites. La mejor garantía de la seguridad de las encuestas está en la pluralidad del mercado porque a final de cuentas, a ninguna empresa le sirve falsear sus resultados”, expresó Sobrado.
Por otra parte, en los casos en que se presenta una denuncia por el uso de las encuestas o su metodología, la ley actual establece lo pertinente.
Sin embargo, sí reconoció que estas fomentan una mayor inequidad en el proceso electoral, pues la colocación de los bonos de la deuda política depende del lugar de los partidos en las encuestas.
“Para los partidos pequeños los bonos no son otra cosa que papeles sin valor, pues no pueden colocarlos”, agregó Sobrado.
La credibilidad de las encuestas fue motivo de discusión al calor de la campaña política.
No solo por sus resultados que ofrecieron panoramas disímiles dependiendo de la encuestadora, sino también por sus metodologías.
Por ejemplo, a mediados de diciembre José María Villalta del Frente Amplio, se quejó porque presuntamente CID Gallup incluyó una pregunta en que se mencionaba si el votante estaba dispuesto a apoyar a ese candidato en las urnas, aunque le comprobaran nexos con el narcotráfico.
En días pasados, el Semanario Universidad fue objeto de dos ataques informáticos en su página web tras publicar encuestas de opinión, que registraron descensos para Johnny Araya del PLN.
Más recientemente esta semana, la hoguera sobre las encuestas volvió a arder, cuando La Nación reconoció que no publicaría la última medición de intención de voto realizada por Unimer. Como era de esperar, esto generó una gran ola de críticas.
Actualmente, el Código Electoral solo establece la obligatoriedad de las empresas de inscribirse ante el TSE para realizar y publicar información.
Asimismo, se establece una veda electoral que rige a tres días de los comicios.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR


Ver comentarios