Mediador es figura clave para resolver disputas empresariales
“Siempre recomiendo agotar los esfuerzos por un arreglo conciliatorio que evite desgaste en tiempo y recursos, porque los procesos judiciales o arbitrales implican una inversión de recursos importante”, dijo Jonatán Picado, especialista y profesor de Litigio en la Universidad de Costa Rica. Esteban Monge/LA REPÚBLICA
Enviar

Mediador es figura clave para resolver disputas empresariales

Buscar negociación entre ambas partes es necesario antes de acudir a un tercero

Su empresa podría caer en una disputa, ya sea con otras organizaciones, un colaborador, clientes o hasta con la misma comunidad.
Lo mejor es que ambas partes encuentren una solución por sí solas, es decir, no recurrir a un tercer actor para resolver esas diferencias, debido a que los procesos judiciales o arbitrales implican una inversión importante de recursos.

201501132145120.pag22.jpg
“Son muchas horas de la gerencia y el personal en ser entrevistados, participar en las distintas fases del proceso, asistir a juicio, recopilar documentos, informar a los auditores, cuantificar contingencias, los honorarios de los abogados”, aseguró Jonatán Picado, socio de Zurcher, Odio & Raven.
No obstante, si su compañía no logra un acuerdo para esos problemas, será necesario buscar una persona externa para encontrar respuesta al conflicto. En este aspecto, el papel del mediador será indispensable.
Este tercero imparcial puede ser un juez o un tribunal arbitral, según lo decidan los involucrados en la contienda. Es decir, en el país los litigios tramitados ante los tribunales de Justicia o frente a un tribunal, son válidos para resolver conflictos.
Las situaciones llevadas a la tribuna se dividirán en áreas de acuerdo con la naturaleza del conflicto, sea laboral, fiscal, de familia, asuntos contractuales, comerciales, reclamos contra la administración pública, constitucionales, penales, entre otros.
“Ninguna empresa seria desea andar en pleitos, pero si se tiene que llegar a juicio, una buena estrategia y el correcto manejo de las normas procesales, es indispensable para ganar. Una mala asesoría en juicio es prácticamente perder, aunque se tenga la razón; el que no sabe pelear muy probablemente va a fracasar”, comentó el abogado.
Algunos de los temas que se han tratado mediante estas vías han sido situaciones de infraestructura, como incumplimientos en contratos de construcción de una planta hidroeléctrica, o de bolsa, por la incorrecta estructuración de una nota estructurada, en banca, la garantía por medio de fideicomisos; en materia de comercio, el reclamo sobre la garantía de un producto comprado.
No obstante, el proceso judicial o arbitral es un área de especialización, no todos los conflictos se pueden resolver mediante estas herramientas jurídicas.

Fabiola Vargas
[email protected]
@FabiVSola

Ver comentarios