Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



MAGAZINE


Lou Reed, la voz de la miseria

Redacción La República [email protected] | Martes 29 octubre, 2013

Internet / La República


MÚSICA

Lou Reed, la voz de la miseria

“Ojalá hubiese nacido lejos de la gran ciudad, donde un hombre no puede ser libre de los demonios del lugar, ni de sí mismo, ni de los que le rodean”, cantaba Lou Reed en “Heroin”, tema de su mejor época creativa y la más atormentada, cuando convirtió en música las miserias de Nueva York.
La ciudad de los rascacielos, en la que nació en 1942, fue siempre una de sus grandes obsesiones, pero nunca la miró desde las alturas ni bajo las marquesinas de neón de Broadway, sino desde las sombras, poniendo el acento en aquello de lo que nadie hablaba entonces.
Desde “The Velvet Underground & Nico” (1967), álbum de debut junto a la emblemática banda que asentó las bases del rock independiente, Reed prestó la gravedad de su voz a temas marginales como la prostitución y las drogas, creando imágenes de extrema crudeza para la época.
“Cuando la sangre empieza a brotar, cuando se chuta la jeringa, cuando me acerco a la muerte (…), entonces no podéis ayudarme”, cuenta en otra parte de la mencionada “Heroin”, un alegato a favor del consumo de estupefacientes, postura de la que se arrepentiría posteriormente, ya rehabilitado de su adicción.
“Sweet Jane”, la enérgica “Rock and roll”, “Pale blue eyes”… son muchas las posibilidades para construirse una lista con los títulos favoritos de su repertorio.
El amor ocupó también un lugar importante en su repertorio, como contraposición y reducto de felicidad frente a un fondo oscuro. En la mente de muchos, quedará “Perfect day” como su declaración de amor favorita: “You just keep me hanging on”, es decir, “es por ti que aguanto”.
Cuando en los años 80 dejó de pasear por el lado salvaje, comenzó a cultivar una vertiente musical basada más en las letras, en el concepto de poesía-canción, y produjo discos más irregulares como “Legendary hearts”, “Mistrial” y “New sensations”.
El músico estadounidense falleció a los 71 años edad, en Long Island, Nueva York.

Madrid/ EFE