Enviar
Sábado 23 Febrero, 2013

Aprovechemos y no perdamos el tiempo. Ya los notables hicieron su trabajo, ahora, tomadores de decisión, hagan su tarea


De notables deficiencias

En menos de tres meses se cumplirá un año de aquel discurso ante la Asamblea Legislativa, mediante el cual la señora Presidenta informó sobre la conformación de un grupo de connotados ciudadanos que analizaría los principales problemas nacionales del aparato estatal a la luz de los graves problemas de ingobernabilidad, filibusterismo político, tramitomanía excesiva y organización poco eficiente en las instituciones que conforman el sistema, así como otros trastornos que asfixian la capacidad de desarrollar los proyectos prometidos.
Se ha dicho constantemente que el problema no es institucional, sino consecuencia de quienes ostentan los más altos cargos jerárquicos. Parcialmente correcto, pero lo cierto es que sin las herramientas y mecanismos democráticos que sirvan de sostén para la implementación y materialización de metas propuestas, ni el más dotado ciudadano podría resolver esas necesidades como el pueblo merece y es por ello que nos vemos enfrascados en una maraña burocrática poco eficiente.
Aprovechando el momento coyuntural y a la luz de las sugerencias dadas por los notables, debemos reflexionar, discutir y debatir con seriedad, responsabilidad y el suficiente fundamento las más de 97 recomendaciones.
En el reciente debate aprobado por unanimidad de las fracciones parlamentarias para discutir el informe referido, se ha evidenciado mala fe y falta de capacidad para concentrar la discusión.
El Plenario ha sido aprovechado más que para señalar la anuencia o negativa —y así evitar la falsedad— para demeritar el trabajo de la comisión, cuando lo que merecen los costarricenses son debates de altura, con argumentos, con conciencia ciudadana y procurando el mayor análisis posible.
Evidentemente, muchas de las propuestas son necesarias e indispensables, otras deben estar sujetas a un debate más amplio, imposible por la falta de consenso dada solo por el hecho de estar del otro lado de la cancha.
Ante esto, no debemos permitir que se extingan los más altos pilares que enaltecen una democracia como el diálogo, la negociación y los acuerdos.
Pareciera entonces que a ciertos opositores no les da siquiera para creerse que puedan ser Gobierno algún día. Su férrea oposición al “informe de los notables” evidencia con toda claridad su propósito en criticar, cuestionar, rechazar y como si fuera novedad resistirse sin pensar en la indispensabilidad sobre la cual reviste una mayor eficiencia del Estado, y que así el Gobierno actual, como cualquier otro que logre el poder en el futuro, pueda trabajar con celeridad y la garantía de calidad que todo ciudadano merece.
Puntos de encuentro. Reformas a la Ley de la Jurisdicción Constitucional, al Reglamento de la Asamblea Legislativa, al sistema de compras del Estado, la creación de un Consejo Económico y Social, la acción vecinal, y la simplificación de trámites, todos puntos de coincidencia. Aprovechemos y no perdamos el tiempo. Ya los notables hicieron su trabajo, ahora tomadores de decisión: hagan su tarea.


Giancarlo Casasola Chaves
Asesor Parlamentario