Enviar
Sábado 14 Junio, 2014

En los últimos 20 años Costa Rica no disminuyó la pobreza y la desigualdad, a pesar de que en muchos de esos años se tuvo un crecimiento del PIB superior al 5%


Crecimiento económico no disminuye desigualdad

Se ha determinado que lograr crecimiento económico no basta para enfrentar la desigualdad social. Por el contrario, aún prevalece un alto grado de injusticia en la distribución de la riqueza y el acceso a los bienes sociales, una desigualdad que es de un tamaño tal que incluso daña nuestro tejido democrático.
Estas fueron reflexiones del secretario general de la OEA, que nos dicen que Latinoamérica no ha seguido el camino correcto.
En el caso de Costa Rica se presenta una situación similar, y en los últimos 20 años no ha podido disminuir la pobreza y la desigualdad, a pesar de que en muchos de esos años se ha tenido un crecimiento del PIB superior al 5%.
Se han aplicado modelos que dan énfasis a aspectos macroeconómicos como la inflación, déficit fiscal, devaluación y nivel de crecimiento del PIB, pero dejando muy de lado a las personas.
Nos debe llamar la atención la situación que se presenta en nuestro país con el desempleo, la pobreza y la desigualdad. Actualmente Costa Rica presenta una de las desigualdades más altas de América Latina. De acuerdo con el XIX Informe del Estado de la Nación, en los últimos 20 años la desigualdad se disparó y hoy el ingreso del quintil más rico de la población es 24,8 veces mayor que el ingreso del quintil más pobre.
Por lo que se ha vuelto uno de los países más desiguales de Latinoamérica, con mayores niveles de desigualdad que los de países como Venezuela, Argentina y Méjico, que ya es mucho decir.
De acuerdo con el citado informe del estado de la Nación, el coeficiente de Gini, indica que Costa Rica entró a una etapa de elevada desigualdad.
No se ha logrado que las políticas sociales tengan efecto sobre la pobreza, la distribución del ingreso y mejores oportunidades para los pobres, debido en parte a exceso de burocracia y los costos que ello conlleva, aunado a que existen más de 20 entidades que ejecutan programas para combatir la pobreza con resultados muy deficientes. Esto aunado al creciente déficit fiscal que es de un 5% del PIB.
Es fundamental que a los pobres o las personas que se encuentran marginadas de los resultados del crecimiento económico, se les permita mejorar sus condiciones y que apliquen programas integrales para disminuir la pobreza que consideren valores, cultura, empleo, vivienda, salud y especialmente educación, que es motor fundamental para salir de la pobreza y disminuir la desigualdad social.
Se debe reestructurar el sector social, para que de un mejor y eficaz uso de los recursos públicos y programas que real y sostenidamente disminuyan la desigualdad y la pobreza.
El G7 y China perfilarán en Bolivia una agenda de desarrollo pos 2015, que posiblemente va a considerar aspectos como la erradicación de la pobreza y el hambre y la lucha contra la desigualdad.
Se deben implementar en nuestro país una serie de acciones fundamentales para esos mismos fines, el déficit fiscal, la evasión fiscal, la reestructuración del sector público, mejorar el control, eficacia, eficiencia y calidad del gasto público así como la competitividad del país, para que más costarricenses puedan disfrutar de los beneficios del desarrollo.

Bernal Monge Pacheco

Consultor