Corte regaña a Nicaragua por segunda vez
Nicaragua tiene 15 días para acatar las órdenes de la Corte Internacional de Justicia y retirar el personal de la zona. Archivo/La República
Enviar

Aprueban petición costarricense de medidas cautelares

Corte regaña a Nicaragua por segunda vez

Deberá rellenar el caño en los próximos 15 días


Una orden para que Nicaragua rellene los caños artificiales que construyó para comunicar la desembocadura del río San Juan con el mar Caribe, fue emitida ayer por la Corte Internacional de Justicia (CIJ).
Las medidas cautelares se interponen tras la solicitud de Costa Rica, luego de presentar pruebas fotográficas y evidencias contundentes en las audiencias.

201311222248370.n11.jpg
Nicaragua también deberá remover cualquier personal, ya sea civil, policial, militar o de seguridad y prevenir una futura entrada de estos en el territorio de disputa.
Para arreglar los daños, Nicaragua tendrá 15 días a partir de ayer, luego deberá informar a la Corte y enviar un reporte con todos los detalles que garanticen el cumplimiento de las órdenes, en donde se incluya evidencia fotográfica.
Además, por medio de una consulta con la secretaría de la convención Ramsar, Costa Rica podrá tomar medidas en los dos caños artificiales, de manera que se prevenga cualquier daño ambiental, pero deberá evitar efectos colaterales en el río San Juan.
“Es un triunfo para el derecho internacional, un notable éxito jurídico para Costa Rica, y una seria llamada de atención a Nicaragua para que deje de burlar las órdenes de la Corte e irrespetar la integridad territorial y la soberanía costarricense”, comentó Enrique Castillo, canciller de la República.
Esta es la segunda ocasión en que la CIJ impone medidas provisionales a Nicaragua. La creación de los caños artificiales fue el acto de desobediencia hacia esas primeras medidas, por lo que se fiscalizará el cumplimiento de las nuevas órdenes.
“La orden era algo que más o menos esperábamos, esto no quiere decir que alguien tenga alguna ventaja en el fallo final”, dijo Carlos Argüello, representante nicaragüense en La Haya.
Argüello reconoció que “Nicaragua se metió donde no debía”, y que el país acatará las medidas impuestas por la CIJ.
Por su parte, Costa Rica estará pendiente del proceso de reparación de daños y evacuación de civiles, militares o policías en la zona.
“Estamos coordinando para que en las próximas semanas vaya personal de protección ambiental en coordinación con la convención Ramsar. Estas medidas son más contundentes que las anteriores”, dijo Gioconda Ubeda, vicecanciller de la República.
Además, Ubeda afirma que están a la espera de otra victoria diplomática, en cuanto a la solicitud nicaragüense por detener los trabajos en la trocha fronteriza, ante un supuesto daño ambiental al río San Juan.
La respuesta de La Haya ante la petición nicaragüense ya fue rechazada en dos ocasiones, y según los representantes costarricenses en La Haya, no hay evidencia suficiente para que se le apliquen medidas cautelares a nuestro país.
El conflicto principal entre Costa Rica y Nicaragua se dio en 2010, cuando tropas militares nicaragüenses invadieron Isla Portillos, lo que dio pie al distanciamiento entre ambos países.

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

 

Ver comentarios