Enviar
Presión de sindicato permitirá modernizar muelles estatales
Millones para puertos

Nuevo puesto de atraque y maquinaria para Moín y Limón

Las huelgas realizadas por el sindicato de Japdeva para que se modernicen sus muelles pronto darán sus frutos.
Ya está en marcha el millonario plan de inversión para mejorar la eficiencia de los dos puertos que el Estado opera en el Caribe.
Un nuevo puesto de atraque y la compra de equipo son las principales obras que se desarrollarán.
Las mejoras a los muelles es un proyecto que beneficiaría al usuario, al consumidor y a Japdeva.
Las nuevas instalaciones no empezarían a operar hasta 2015 por los trámites que demandan las obras estatales.
La inversión en los muelles de Japdeva será de $70 millones, distribuidos tanto en Moín como en Limón.
La principal obra es una nueva terminal de 350 metros que se haría al sureste del puerto de Moín y costaría $40 millones.
Con esa estructura el complejo portuario de Moín tendrá capacidad para atender un buque más; es decir seis a la vez.
Ampliar los muelles se hizo una necesidad ante el aumento del trasiego de carga y la poca inversión que han recibido en mejoras. Por el Caribe se maneja el 80% de la carga nacional.
Si todo sale como está planeado la construcción de la estructura iniciará en agosto del año entrante y estaría lista año y medio después.
Lo que impide tener la estructura antes es que para obtener los recursos se requerirá la aprobación de los diputados.
En cuanto a la compra de equipo, el plan comprende renovar prácticamente toda la maquinaria, con la inversión de unos $30 millones.
La prioridad será dos grúas fijas que se instalarán en Moín. Además se comprarán grúas móviles, una lancha, remolcadores, cabezales y carretas que se distribuirán en los dos muelles que opera Japdeva.
El permiso del Banco Central y de Hacienda para poder negociar el crédito es lo que hace falta para iniciar el proceso de compra.
Cuando los muelles sean más eficientes los usuarios pagarían menos para importar o exportar sus productos.
Eso traería beneficios a los consumidores pues el precio de los productos podría bajar por el menor costo que pagó el importador por el flete.
Pero también ayudará al exportador, pues el ahorro le permitiría poner sus artículos en las góndolas en el extranjero a un menor precio y así competir mejor con sus rivales.
Japdeva también tendría su parte del pastel, pues contaría con nuevas herramientas para enfrentar la competencia que se viene contra la gigante holandesa APM Terminals.
La europea construirá una gran terminal de contenedores con una inversión de $1 mil millones.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios