Enviar
Bancos definirán a fin de año si prestan plata para hidroeléctrica
ICE corre por dinero para Reventazón

Planta abastecerá unos 525 mil hogares

Reventazón, la que será la principal planta hidroeléctrica del país, está en apuros pues aún no consigue la mitad del dinero para su construcción.
Sin embargo, en el ICE esperan tener seguros los recursos a más tardar en diciembre, para no atrasar la construcción.
Por ello los bancos corren actualmente para informarle al ICE si podrán prestarle los casi $700 millones que faltan para la obra.
Por ahora los trabajos registran un avance del 45%, financiado en su mayor parte por el ICE y tiene garantizados fondos para trabajar este año, luego de que el Instituto emitiera bonos para atraer recursos.
Lo que se pretende es evitar que el proyecto se detenga para que los bancos vean que existe interés en terminarlo, dijo Gravin Mayorga, gerente de Electricidad del ICE.
Cuando entre a operar Reventazón será la principal planta eléctrica de Centroamérica con una capacidad de 305 megavatios, energía suficiente para abastecer una población de 525 mil hogares.
Conseguir el dinero ha sido una tarea difícil; le ha tomado al ICE más de un año.
Ante la crisis económica mundial y la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos los bancos tienen más cautela para prestar dinero, reconoció Mayorga.
Además incide el hecho de que el ICE desistió de solicitar créditos con garantía del Estado por el atraso que podría generar el trámite de aprobación en el Congreso.
La agrupación de varios inversionistas comerciales e institucionales que están dispuestos a prestar el dinero con garantía institucional es la salida a la que recurrió el ICE para conseguir el financiamiento.
La tarea de buscar las entidades que aporten lo que falta del financiamiento se le encomendó al Banco Interamericano de Desarrollo.
El propio BID, junto al Banco Europeo de Inversiones, la Corporación Financiera Internacional y bancos comerciales son algunos de los que están estudiando participar en el financiamiento.
Reventazón es de gran importancia para el ICE pues contribuirá a suplir el auge de la demanda que habrá a 2016.
De no entrar a operar ese año, se corre el riesgo de escasez o que se deba quemar mucho combustible para llevar luz a todo el país.
Como prevención el ICE sacó a licitación al sector privado 250 megavatios de energía a base de agua y viento.

Danny Canales
[email protected]


Ver comentarios