Costa Rica obtendría beneficios por $1.000 millones
Enviar

Varios organismos internacionales prestarían recursos al gobierno, a tasas atractivas

Costa Rica obtendría beneficios por $1.000 millones

La condición sería poner en orden las situación fiscal del país

Resumen Ejecutivo

Costa Rica podría obtener beneficios por $1.000 millones en el mediano plazo con solo ordenar la situación fiscal que vive el país.
Varios organismos internacionales estarían dispuestos a prestarle a Costa Rica hasta $800 millones durante los próximos diez años a tasas significativamente menores a las que el mercado demandaría.
Lo que exigirían a cambio es poner en orden las finanzas del Estado, algo que todavía estamos lejos de lograr.
Nos ahorraríamos otros $200 millones, como resultado de tener una buena calificación crediticia.
Quizás $1.000 millones son suficiente motivación para hacer la tarea que ya de por sí deberíamos estar haciendo.

Costa Rica podría obtener beneficios por $1.000 millones en el mediano plazo con solo ordenar la situación fiscal que vive el país.
Varios organismos internacionales, entre ellos, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo estarían dispuestos a prestarle a Costa Rica hasta $800 millones durante los próximos diez años a tasas significativamente menores a las que el mercado exigiría.
Lo que exigirían a cambio es poner en orden las finanzas del Estado, algo que todavía estamos lejos de lograr.
Quizás $1.000 millones son suficiente motivación para hacer la tarea que ya de por sí deberíamos estar haciendo.

Por un préstamo de $1.000 millones a diez años plazo, estos organismos nos cobrarían intereses en torno al 2%, tomando como referencia a varios países que recientemente han hecho arreglos parecidos.

En comparación, el gobierno pagaría hasta un 10%, si tuviera que acudir al mercado por estos recursos.
Dado que el mercado local es pequeño, el dinero vendría de los prestamistas en el extranjero, quienes cobrarían una alta tasa de interés, debido a que ven como potencialmente riesgosa una inversión en el sector público de Costa Rica, que cada año pierde unos $3 mil millones.

A medida que el gobierno va acumulando deuda, el riesgo percibido por el mercado de que el país no sea capaz de cumplir con sus obligaciones aumenta.
El préstamo de un organismo como el Banco Mundial o Fondo Monetario Internacional vendría con una condición.
A cambio del dinero barato, Costa Rica tendría que sanear las finanzas públicas, a través de una combinación de mayores impuestos por un lado y por otro, varios recortes en el gasto del sector público.
Pero este es un enfoque que —al menos en términos generales— ha sido aceptado tanto por este gobierno como por el anterior, y que tendríamos que implementar, con el fin de evitar una crisis financiera.
Nos ahorraríamos otros $200 millones, como resultado de tener una buena calificación crediticia. Esto porque el mercado cobraría las tasas de interés más bajas en otros préstamos necesarios, una vez que nuestra carga de la deuda disminuye.
Una combinación de impuestos y recortes recomendada la semana pasada por el Fondo Monetario Internacional reduciría el déficit a la mitad.
Es cierto que podríamos adoptar todas estas medidas nosotros mismos, sin la necesidad de que intervenga un organismo internacional. Sin embargo, hasta ahora esto no ha sucedido.
Tal vez $1.000 millones son suficiente motivación para hacer lo que debemos hacer de todos modos.

201411242302520.n111.jpg

201411242302520.n11.jpg

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR

Ver comentarios