Enviar
Clientes han suspendido más de 180 mil teléfonos este año
700 celulares por día se pierden o son robados
Reposición de aparatos le generaría al comercio unos ¢12.600 millones

Alrededor de 30 teléfonos celulares cada hora unos 700 por día son reportados como robados o perdidos por los clientes ante el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).
En lo que va del año la entidad lleva contabilizados poco más de 180 mil aparatos cuyos dueños han llamado al 1193 para catalogarlos como víctimas del hampa o del descuido.
Si se toma en cuenta que un teléfono promedio puede costar en el mercado alrededor de ¢70 mil, reponer los aparatos estaría generando al comercio ingresos por más de ¢12 mil millones.
Los teléfonos son desconectados de inmediato y su número de serie (IMEI) ingresa a una base de datos que impide que vuelva a ser reconectado por terceros.
“El ICE mantiene un registro de todos los IMEI que se conectan a sus redes desde cualquier canal de venta. Es decir, cada servicio que se conecta tiene asociado un número de serie y al ser reportado como robado o extraviado se registra”, dijo Francisco Calvo, director de Gestión de Relación con el Cliente del ICE.
Luego de que este número es incluido en esa lista no se puede volver a conectar con ningún otro servicio.
En caso de que un cliente presente un aparato con un IMEI reportado como fraudulento, el sistema genera la alerta y el teléfono se rechaza.
“Además, si un terminal está incluido en ese registro fraudulento no podrá efectuar llamadas porque la red se lo impide, aun cuando se utilice con otro SIM o con otro número telefónico”, agregó Calvo.
En el mercado existen varias opciones para que el consumidor proteja sus bienes, que van desde programas o aplicaciones en el celular, hasta seguros contra robos.
En el primer caso por ejemplo existen aplicaciones como el “Periodic”, que funciona con varios modelos de Nokia, Samsung y Sony Ericsson, los cuales permiten enviar constantemente una señal de ubicación del teléfono a un mapa, mediante una aplicación GPS.
En caso de que el chip sea cambiado envía un mensaje oculto a otro teléfono preelegido indicando la ubicación, y también permite el bloqueo automático enviando un mensaje de texto con una palabra preelegida.
En el segundo caso entidades aseguradoras en el país ofrecen pólizas para el robo o pérdida de teléfono. Por un monto cercano a los ¢15 mil se da cobertura por daños del aparato en incendios, sustracción e incluso afectaciones por eventos de la naturaleza.

Luis Valverde
[email protected]
Ver comentarios