Enviar
Veintinueve veces reyes
Después de una corta sequía los saprissistas se unieron en fiesta

La afición respondió, les olía a fiesta y el Saprissa no decepcionó, cocinó con un contundente 3-0 (7-2 en el global) a San Carlos y después de más de un año sin ni siquiera estar en finales, el sábado volvieron a lo más alto.
“Después de un año de no tener nada, el título hoy está donde tiene que estar, aquí en la cueva, junto con esta afición que nos llenó el estadio”, afirmó de forma clara Armando Alonso, minutos después de concluido el juego.
Algunos como Víctor Cordero y Douglas Sequeira duraron más para unirse a la fiesta, ya que tuvieron que vivir el partido desde las gradas por haber acumulado cinco amarillas en el juego anterior, pero el gol tempranero de los morados les dio tranquilidad.
“Se sufre mucho desde la gradería, vine a acompañar a los compañeros y por dicha ese primer gol cayó rápido, cambió el partido y ya en el segundo tiempo se vio la contundencia del equipo”, dijo Sequeira.
Mientras, Cordero resaltó la labor de Alexánder Robinson y José Mena en la defensa, quienes fueron los encargados de sustituirlo a él y a Douglas.
“Es un gran orgullo verlos jugar así y ver lo contentos que están porque se sienten parte del grupo. El equipo jugó de la mejor manera, le pasó por encima a San Carlos y todos estamos felices”, resumió el capitán saprissista.
Para el mediocampista, Michael Barrantes, el lunar de la noche fue fallar el penal, pero eso no borra su actuación a lo largo del campeonato la cual la resumió sencillamente como la mejor que ha tenido vistiendo los colores morados.
“Indiscutiblemente está ha sido mi mejor temporada y ojalá que no sea ni la primera ni la última, que siga creciendo y aportando al grupo de la forma que lo he venido haciendo”, expresó.
Barrantes afirmó que sintió mucha rabia cuando estrelló el tiro desde los doce pasos; no obstante dar el pase de gol a Javier Loaiza para el segundo tanto, lo sintió como una revancha.
“Es una sensación única el quedar campeones, no se me puede notar ahorita porque tengo bronca por haber fallado el penal, pero el fútbol da revanchas y rápidamente puse la asistencia. Somos campeones y voy a disfrutarlo al máximo”.
Otro que también mostraba con orgullo la presea de oro en el pecho era Fernando Paniagua, quien puso fin a su temporada más regular.
Paniagua señaló que desde hace tiempo venía buscando la titularidad y que agradece a Roy Myers por haber confiado en él.
“Ha sido muy difícil, la competencia es sumamente complicada, tengo que agradecerle al cuerpo técnico que me dio una regularidad, que yo sinceramente pienso que ya la estaba pidiendo y hoy terminé una gran campaña”.
Quien no pudo soportar las lágrimas, después de pasar por un camino que él mismo lo relata como “duro” para llegar a la obtención del trofeo fue Víctor Badilla, el gerente morado.
“Así como en diciembre asumí el fracaso hoy hay mérito por todo el trabajo que se realizó. Soy el gerente y tengo que dar la cara cuando esto va bien o va mal”, comentó.

Dinia Vargas
[email protected]


Ver comentarios