Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Usurpación de tierras e impuestos

| Viernes 01 julio, 2011




Los usurpadores de territorios térrabas tampoco pagan impuestos por la actividad económica que realizan en ellos, puesto que están exentos

Usurpación de tierras e impuestos

La necesidad del Instituto Costarricense de Electricidad de realizar las obras correspondientes al proyecto hidroeléctrico Diquís en tierras asignadas a los indígenas de la comunidad Térraba, y el haberlas iniciado sin antes llegar a algún acuerdo con esa comunidad, parece que fue el detonante que disparó la iniciativa de hacer lo necesario para denunciar y recuperar otras invasiones a esos territorios.
El ICE ya se retiró y lo que requiere son 900 hectáreas para la planta de generación limpia de energía, pero los ganaderos que invadieron las tierras de los térrabas ahí permanecen y ocupan unas 8 mil hectáreas para su peculio particular.
Esto último ha sido denunciado por los indígenas ante el fiscal general, porque resulta que el 80% de la tierra asignada a la comunidad Térraba, ubicada a unos 15 kilómetros al sur de Buenos Aires, ha salido de su dominio.
Pero hay más. Los usurpadores de esa tierra, dedicados a la ganadería y la agricultura para exportación, al hacerlo en territorio de los térrabas, no pagan los impuestos que deberían al fisco. Esto por cuanto son zonas para ser trabajadas por indígenas y, en esa condición, exentas por ley del pago de tributos.
Las ocupaciones de esos territorios, sean cuales fueran los medios o formas que se utilizaron para realizarlas, deben ser investigadas para que la zona pueda volver a ser ocupada por la comunidad Térraba, conforme a la ley.
Esta indica que esas reservas son inalienables e imprescriptibles, no transferibles y exclusivas para las comunidades indígenas, como lo menciona una nota de este medio el miércoles anterior.
Detalla también que todo traspaso o negociación de tierras o mejoras de estas en las reservas, entre indígenas y no indígenas, es absolutamente nulo.
Por otro lado, al parecer, Tributación Directa desconocía la defraudación al fisco que realizan los finqueros que han usurpado esas tierras. Al enterarse es que tomará acciones para evitar ese delito.
Acciones que deben enfocarse igualmente en el resto de evasiones que sí se conocen, como el contrabando en nuestras fronteras, el comercio que no reporta las ventas hechas mediante tarjetas de crédito y muchos otros casos de evidente delito fiscal, que constituyen uno de los factores de desfinanciamiento del fisco.