Logo La República

Jueves, 5 de agosto de 2021



NOTA DE TANO


Urge fumigar “personajillos” de tercer nivel

Gaetano Pandolfo gpandolfo@larepublica.net | Miércoles 16 junio, 2021

Nuestro futbol debe revolucionar su organigrama

En Tano…Qué Tal, el programa de radio que dirijo, insistimos una y otra vez que la solución para mejorar el fútbol de Costa Rica, no es quitando a Rodolfo Villalobos, hoy presidente de la Federación y nombrando en su lugar a John Smith.

El problema de fondo, lo que causa la crisis, más que en las personas, está en las estructuras, en los mandos, en los organigramas, donde se le da voto y representación a una dirigencia que en muchos casos, nada tiene que ver con el fútbol y en la que pululan personajes de tercer nivel, prestos a vender votos y conciencias con tal de mantener un asiento que turísticamente resulta excepcional.

Lea más: Douglas Sequira y Mauricio Solís son cesados como asistentes de la Selección Mayor

Sobre este tema recibimos un excelente comentario del señor Jesús Valenciano, titulado:

Limpiar la casa y después, qué?.

“La limpia es inminente, pero tan necesario como ella, es sentarse a planificar y a buscar soluciones pensadas y con marcos de tiempo a mediano y largo plazo. Botar gente, para improvisar después, solo nos llevará a lo mismo.

Necesitamos rutas rectas para ascender, no circulares, que nos lleven como en un carrusel, al mismo lugar de donde partimos”.

Lleva razón don Jesús y de eso se trata, de no darle vueltas a “los caballitos” y por eso ayer en nuestra Nota, comentamos algo de cómo se planifica el fútbol en los Estados Unidos.

Lea más: “No se puede contar ya con Keylor Navas para la Selección": Alarcón

En el fútbol de Costa Rica urge una dirigencia vertical, no horizontal. Lo ideal es que la organización la controle, como en el béisbol de Grandes Ligas, un Comisionado con plenos poderes. Si nuestro enclenque entorno no lo permite, la Federación de Fútbol debe estar formada por unos cinco dirigentes electos cada dos años, se debe de prohibir la reelección de sus miembros para que no engolosinen con los viajes y se debe separar de su organigrama a todas esas asociaciones que nada tienen que ver con el fútbol profesional: playa, sal, segunda, Linafa, “jupas”, etc, etc..

Qué cada una de ellas sobreviva y se la juegue por separado, para ir limpiando el entorno y desterrar para siempre, a esos “personajillos” acomodados a los intereses del jerarca de turno, que los usa para mantenerse en el poder.

Cada provincia, debería tener mínimo un representante sólido y fuerte en la primera división: siete equipos de peso, escogidos a dedo, con nóminas equiparadas y jugadores franquicia.

Urge una revolución organizativa, de cero sentimentalismos, que nos saque del abismo en el que habitamos.

gpandolfo@larepublica.net

NOTAS ANTERIORES








© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.