Enviar
Trazado iría de Cartago hacia Puntarenas
Tren de carga costaría $140 millones
• Empresarios anuentes a aportar recursos para rehabilitar el sistema ferroviario

Danny Canales
[email protected]

Volver a encarrilar el tren para trasegar mercancías entre el Valle Central y el Pacífico costará $140 millones.
Con esos recursos alcanzaría para reparar la vía férrea, comprar el equipo rodante y los vagones y darle mantenimiento al sistema por 25 años.
La inversión estimada forma parte de las conclusiones del estudio de factibilidad del tren de carga, elaborado por el consorcio español Iberinsa-Ineco, por encargo del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer).
Del costo, $92 millones deberían invertirse en los primeros siete años.
A lo largo de los 18 años restantes se invertiría en el mantenimiento del sistema ferroviario y en la ampliación del servicio hacia Guanacaste.
Para financiar la obra se recomendó modificar la ley creadora de Incofer para que se le permita a esta institución asociarse con la empresa privada.
En ese sentido existen compañías como Molinos de Costa Rica y Demasa anuentes a analizar el informe y valorar la posibilidad de financiar el proyecto.
Las empresas aportarían dinero por adelantado para poner en marcha el tren con el propósito de que esa inversión se les descuente vía tarifas, dijo Rafael Carrillo, director financiero de Molinos de Costa Rica.
Para ello se crearía un fideicomiso en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para financiar la obra y se definiría con la Aresep el modelo tarifario para recuperar el dinero aportado.
Solo si se garantiza una demanda de carga de 2 millones de toneladas anuales y siete años de operación, el nuevo medio de transporte daría rentabilidad, destacó el plan de factibilidad.
El trazado del tren comprendería una extensión de 131 kilómetros entre Paraíso de Cartago y el puerto de Caldera, en Puntarenas.
Sobre la energía con que funcionará el ferrocarril, el estudio determinó que dependerá precisamente del volumen de carga que se transporte por este medio.
Por ejemplo, se recomendó un tren eléctrico solo en caso de que el servicio tenga una alta demanda para ofrecer una tarifa razonable, ante la alta inversión inicial que demandaría.
A diferencia, el costo de arranque de la locomotora de diésel sería menor, sin embargo, su mantenimiento es más costoso.
Con la reanudación del servicio de carga por tren se beneficiaría a los importadores de granos, acero y fertilizantes que son los productos que más se importan por el Pacífico.

Ver comentarios