Claudia Barrionuevo

Claudia Barrionuevo

Enviar
Lunes 17 Diciembre, 2007

Tarea incompleta
Claudia Barrionuevo

Los movimientos casi telúricos de las últimas semanas en Zapote, Cuesta de Moras y sus alrededores, me obligan a escribir sobre ellos. Mi poco conocimiento sobre muchos de los aspectos que los rodean no me permite hacer afirmaciones. Mi oficio de dramaturga me lleva a buscar intenciones ocultas. He aquí mi tarea incompleta.
Los hechos
Como parte de las leyes complementarias, el Gobierno presenta ante la Asamblea Legislativa un proyecto para regular la propiedad intelectual que incluye penas que sobrepasan lo negociado en el Tratado de Libre Comercio. Todos —absolutamente todos— se oponen drásticamente. El proyecto es retirado sin chistar por parte del Ejecutivo.
Posteriormente una propuesta para abrir la telefonía fija llega al tapete de Cuesta de Moras. En primera instancia los cabecillas del PLN y el PUSC apoyan el ajuste. Sin embargo nuevamente todos —absolutamente todos— critican los abusos del gobierno y unidos en un solo bando consideran que la modificación de la Ley de Telecomunicaciones no tiene sentido. Finalmente, se decide exonerar de la renta a la telefonía tradicional salvaguardando el monopolio del ICE, eso sí: solo en telefonía fija.
Las preguntas
Puesto que los hermanos Arias son los que proponen en este momento las leyes a discutir en la Asamblea Legislativa ¿no pensaron que al excederse en lo solicitado por el TLC todos —absolutamente todos— iban a levantar sus voces al cielo indignados? ¿No calcularon que —de esa manera— ellos retirarían lo propuesto, lo corregirían y de manera expedita obtendrían la aprobación de las leyes? ¿No intentaron provocar cortinas de humo? ¿No lograron acaso su objetivo? ¿O soy muy malpensada?
Mientras que el famoso memorando tenía la firma de Casas y Sánchez ¿quiénes fueron los que propusieron las modificaciones a la Ley de Telefonía? ¿Quiénes son esos seres anónimos? ¿Los técnicos de Comercio Exterior y los del ICE?
¿Cuál es la diferencia entre telefonía fija y telefonía tradicional? ¿Es el primero un concepto de lugar y el segundo un aspecto tecnológico? Si es así, cuando la tecnología cambie de analógica a digital ¿no desaparecerá el ICE sin problemas legales?
¿Estaría todo esto planeado o simplemente surgió al calor de los hechos? ¿No es cierto que el hecho de que todos se opusieran a los excesos del Gobierno más bien benefició al mismo que logró una aprobación rápida?
Los que votamos “no” ¿tenemos quién nos defienda? ¿No deberían los diputados del PAC tratar de negociar algo —lo que sea— en lugar de simplemente evitar el quórum y proponer mociones? ¿No están de esa manera esperando que pase el tiempo y lavándose las manos ante lo aparentemente inevitable (que las leyes complementarias se aprueben sin mayores obstáculos)? ¿No se están rindiendo sin dar la batalla? ¿No podrían obtener beneficios para el país si negociaran con el gobierno aspectos verdaderamente fundamentales como la reforma tributaria, por ejemplo? ¿O eso iría en contra de sus posiciones?
Las respuestas
Se las dejo a ustedes, amables lectores.

[email protected]