Enviar

Semifinales de rango

Brasil – Uruguay y España – Italia se disputarán el boleto hacia la final del próximo domingo en el Maracaná

201306232222250.a5.jpg
Andrés Iniesta, el motorcito español con el compromiso de abrir el cerrojo italiano. AFP-Lluis Gene/La República
En la recta final de la Confederaciones se puede afirmar que hasta el momento ganó el fútbol y que se nos vienen dos semifinales de antología; un Brasil – Uruguay, considerado uno de los platos fuertes de Sudamérica, y España – Italia, un duelo de titanes del fútbol mundial, que por el momento que pasan garantizan un verdadero banquete futbolístico.
Ayer, mientras japoneses, nigerianos, mexicanos y tahitianos hacían maletas para abandonar Brasil, por otro lado empezaba a hervir la caldera de cara a estos duelos, de una Copa Confederaciones que por su formato no garantiza, al menos en su primera fase, la necesaria competividad de los torneos grandes.
Vicente del Bosque, técnico español, ha dicho que ve el encuentro ante los italianos como un partido dificilísimo y además una revancha para la “azurra”, por la derrota que sufrieron ante la roja en la final de la Eurocopa de Polonia y Ucrania.
“Será un rival dificilísimo, uno de los grandes de Europa y del mundo. Va a ser una revancha para ellos y nosotros queremos seguir adelante”.
Fernando “El Niño” Torres echó sal en la herida al decir que ellos le tienen la medida a los italianos. “A Italia le tenemos más cogida la medida porque nos hemos enfrentado más veces, pero es un equipo muy peligroso que durante toda su historia ha complicado las cosas a España”.
Iniesta remata expresando que “nunca hay que tener miedo a Italia y menos ahora”.
Por si acaso, el técnico italiano Cesare Prandelli, demostró su aplicación en su profesión y se hizo presente al partido de ayer, entre España y Nigeria, para espiar a su rival del próximo jueves.
Prandelli aprovechó que ayer mismo los italianos llegaron a Fortaleza, donde disputarán el partido ante los ibéricos. Del lado azzurri la preocupación son las lesiones. Mario Balotelli, que terminó el partido ante Brasil con molestias en un muslo. Ignazio Abate sufrió una luxación de hombro y se perderá lo que resta de la Confederaciones. Riccardo Montolivo, que pidió el cambio ante Brasil tras un fuerte golpe en la cabeza y Andrea Pirlo, que sufre una contractura en la pantorrilla derecha.
En la otra semifinal un duelo más que vistoso y que en Brasil, cada vez que se da, se toma como una revancha más al histórico “Maracanazo”.
El seleccionador brasileño, Luiz Felipe Scolari, señaló a Uruguay como el equipo que podría crearle “más dificultades” a Brasil en las semifinales de la Copa Confederaciones.
“Es un equipo completo, muy bien trabajado y con un estilo que nos va a dificultar mucho” y agregó que “ tendremos que tener muchos cuidados”.
Scolari aseguró que su selección está preparada para las semifinales y elogió a Neymar, a quien calificó como “un genio” por el gol que anotó de falta a Italia.
201306232222250.a555.jpg
Por su parte, el seleccionador uruguayo Óscar Washington Tabárez, considera que el primer objetivo de su selección se cumplió, que es quedarse hasta el final del torneo; ayer cuidó a sus jugadores titulares y ahora dice que si bien reconocen el poderío brasileño, van a buscar el resultado positivo ante los locales.
“Brasil es un gran equipo y juega en casa” pero la actual plantilla uruguaya “ya sabe” lo que es enfrentar a equipos organizadores de torneos y “complicarlos” dijo Tabárez, al recordar la victoria contra Sudáfrica en el Mundial de 2010.
En relación a declaraciones del seleccionador brasileño Luiz Felipe Solari, según las cuales Uruguay es el rival que más puede complicar a su equipo en el torneo, el entrenador de los uruguayos dijo que su colega es “muy generoso”.

201306232222250.a55.jpg
Neymar corre para despedirse en grande de Brasil y ser nombrado el mejor jugador de la Copa Confederaciones. Ante Uruguay, tendrá prueba de fuego. AFP-Vincenzo Pinto/La República

Luis Rojas y EFE
[email protected]

 

Ver comentarios