Enviar
Seinfeld y sus “Abejitaz”

• El divo de origen televisivo Jerry Seinfeld es el cerebro detrás de una agradable comedia de animación

Bee Movie-La historia de una abeja
(Bee Movie)
Dirección: Steve Hickner y Simon J. Smith. Animación. Duración: 1:30. Origen: EE.UU. 2007. Calificación: 6.

Producida, escrita y amenizada por el célebre comediante televisivo Jerry Seinfeld, “Bee Movie-La historia de una abeja” es una agradable comedia de animación digital. Nada menos… y nada más. En el aspecto visual es un trabajo impecable, con un trazo limpio en la definición de personajes, una generosa gama de movimientos y fondos rebosantes de colores y matices.
Lo que se queda corto es el argumento. Retoma ideas desarrolladas antes, en la soberbia “Hormiguitaz” (Antz, 1998), a tal punto que la cinta bien podría llamarse “Abejitaz”. Hay referencias innecesarias a otros títulos recientes y también unas cuantas intuiciones originales, tan novedosas como descabelladas.
Al terminar sus estudios, la abeja Barry B. Benson está por ingresar a la fábrica Mielex, de la corporación Hexagon. Debe escoger con cuidado su puesto en la cadena de montaje, pues esa será su profesión por el resto de sus días.
Inconforme con su destino, Barry sale a explorar el mundo, junto a un escuadrón de recolectores de polen. Se involucra en situaciones mortales y enlaza amistad con la dueña de una floristería. Cuando descubre que los hombres roban la miel en forma sistemática, él acude a la Corte Suprema de Estados Unidos para plantear una demanda en contra de la humanidad.
La primera parte del relato, donde se describe el entorno del panal y se presentan a los caracteres principales, es excelente. Alcanza un momento mágico cuando el héroe vuela por primera vez fuera de su hogar, maravillándose ante la majestuosidad de un universo desconocido. Luego, el mecanismo de la narración se traba al surgir un romance improbable entre un insecto y una persona.
Lo peor llega más adelante, durante el proceso que supone una parodia del filón judicial. Las escenas en el tribunal no son particularmente graciosas; al contrario, tienen un efecto nefasto, pues hacen perder la atención del público infantil. Queda claro que se trata de un pretexto para señalar la importancia de las abejas en el equilibrio natural. Sin embargo, cabe preguntarse si no había otra solución más adecuada para cumplir ese objetivo.
Como era lógico esperar de una creación de Jerry Seinfeld, abundan las bromas verbales y los comentarios sarcásticos, exentos de vulgaridades. No obstante, en su mayoría el material humorístico es reciclado: las carcajadas más sonoras las provoca un chiste barato sobre abogados.
Aceptable como pasatiempo familiar, “Bee Movie” deja cierto sinsabor, porque no logra mantener sus propias promesas de diversión arrolladora.
Ver comentarios