Proyecto busca eliminar reelección consecutiva de alcaldes
Roberto Thompson, alcalde por Alajuela, es uno de los gobernadores que logró reelegirse en las últimas elecciones. Archivo/La República
Enviar

Para evitar que en campaña política se utilicen recursos públicos que desnivelen la contienda, los partidos eliminarían del Código Electoral la reelección consecutiva de alcaldes.
Esa fue una de las principales lecciones que dejó el último proceso electoral para los partidos que no cumplieron sus expectativas, ya que el 70% de los gobernadores que buscaron la reelección lo logró.
Agrupaciones como el Frente Amplio, el PUSC y Restauración Nacional se quejan de que los alcaldes utilizaron sus cargos para tirar la casa por la ventana en las elecciones.
Asimismo, habrían “metido miedo” a los trabajadores de los municipios de que podrían perder el empleo si se daba un cambio de gestión.
“Tenemos casos en todo el país que demuestran el abuso de recursos públicos para hacer campaña política, lo cual dejó en estado de indefensión a muchos candidatos”, dijo Patricia Mora, presidenta del Frente Amplio.
Los izquierdistas ya tienen un proyecto de ley presentado, el cual permitiría a los alcaldes postularse otra vez, cuando haya pasado un periodo de inactividad, al igual que los diputados y el presidente de la República.
Otra de las iniciativas para evitar el uso de recursos públicos en las elecciones de alcalde, obligaría a los candidatos a dejar el cargo cuando el Tribunal Supremo de Elecciones convoque a votaciones.
Esto implicaría que los aspirantes tendrían que renunciar al puesto unos cuatro meses antes.
Para el nuevo periodo municipal que inicia en mayo, unos 30 alcaldes continuarán en el cargo, en cuenta algunos que ya suman cuatro periodos a cuestas, como Aracelly Salas, de San Pablo, por el PUSC, y Alfredo Córdoba, en San Carlos, por Liberación Nacional.
Los cambios que proponen algunos partidos en la forma de elegir a los alcaldes de 2020 no son compartidos por el PLN.
Esto porque los ciudadanos no pueden perder el derecho “a premiar” a los funcionarios públicos, que hagan bien su gestión.
“La democracia permite a los ciudadanos escoger a sus representantes y cuando estos lo hacen bien, debe existir la posibilidad de mantenerlos en el cargo, o bien, castigar con el voto en contra, a quien no haya cumplido”, dijo Fernando Zamora, secretario del PLN.

201602172054130.rec1.jpg



Ver comentarios