Enviar
Próximo lunes inician las negociaciones del acuerdo de asociación con Unión Europea
Primera ronda con UE definirá intereses de las regiones

• Encargado de negociación comercial considera que acceso a mercados no se tratará en primeras dos rondas
• Gobierno pretende que la negociación se complete en 2009

Israel Aragón
[email protected]  

La primera ronda de negociación del acuerdo de asociación con la Unión Europea (UE), que empieza el lunes, se centrará en la definición de los intereses de las dos regiones participantes.
Tanto Centroamérica como la UE establecerán cuáles son los productos y áreas más importantes para cada uno y qué esperan obtener de ellas, así como cuáles son las expectativas y preocupaciones ante el proceso que se inicia.
“Lo que se va a dar es un intercambio conceptual de los intereses y de lo que espera cada país, y más que cada país, cada una de las dos regiones”, dijo Fernando Ocampo, encargado de la negociación en su parte comercial.
El acuerdo de asociación buscará lograrse en tres áreas que deberán avanzar de la mano: la de libre comercio, cuya responsabilidad recae sobre el Ministerio de Comercio Exterior (Comex); la de diálogo político, en la que la batuta estará en manos del Ministerio de Relaciones Exteriores; y la de cooperación, de la que se encargará la misma cartera en coordinación con el Ministerio de Planificación (Mideplan).
“Es difícil que se vayan a tratar temas sobre acceso a mercados en las primeras dos rondas de negociación”, explicó Ocampo.
Esta primera ronda se extenderá hasta el próximo viernes y en ella participarán más de un centenar de costarricenses provenientes de 22 instituciones estatales, que se distribuirán en las diferentes mesas de negociación.
El área que más personas ocupará será el acuerdo comercial, debido a que incluye mesas de acceso a mercados, reglas de origen, contratación pública, comercio de servicios y movimientos de capital, derechos de propiedad intelectual y solución de controversias.
Como punto de partida para la negociación se utilizará el texto del Acuerdo de Asociación Política y Económica entre la Unión Europea y Chile, que entró en vigencia en marzo de 2003.
Este será uno de los documentos a partir de los que se empezará a trabajar en las primeras negociaciones.
Panamá también participará en la primera ronda de negociación, pero como observador. Tanto Centroamérica como la UE esperan que se integre de lleno al proceso más adelante, pues es el país de la región que más cooperación recibe del Viejo Continente y uno de los que mayor intercambio tiene, ya que representa casi un 20% de las exportaciones totales del istmo.
Panamá ha pedido tiempo para cumplir con el requisito necesario para formar parte activa de las negociaciones: unirse al proceso de unión aduanera centroamericana suscribiendo el Protocolo de Guatemala.
Según lo acordado por los países centroamericanos, Costa Rica tendrá la vocería regional durante las primeras rondas, pues esta se le asignará al país sede de la negociación y se mantendrá para el encuentro siguiente, que será en Bruselas.
La sede de las negociaciones en Centroamérica se rotará por los países en orden alfabético.
Estaba previsto que la segunda ronda se celebraría la primera semana de diciembre en El Salvador, sin embargo, Ocampo afirmó que Centroamérica solicitará a Europa posponerla hasta enero.
“La idea es tener al menos dos meses para que los centroamericanos definamos claramente nuestra posición en los diferentes temas antes de un nuevo encuentro”, dijo Ocampo.
El presidente Oscar Arias ha manifestado su interés en que este acuerdo esté listo en su administración, razón por la que el Comex espera que las negociaciones concluyan en 2009.
Sin embargo, el sector productivo considera que un plazo de un año será suficiente para lograr un acuerdo satisfactorio.
Dos de los sectores que ya han manifestado su intención de ser excluidos de la negociación son el de la industria alimentaria y el lechero; no obstante, los jefes negociadores costarricenses han afirmado que “todo está sobre la mesa de negociación, no se puede entrar con exclusiones a priori”.
Las autoridades gubernamentales todavía se mantienen en diálogos con estos sectores y con el bananero, otro de los productos sensibles que los europeos dejaron por fuera en sus negociaciones con México y con Chile.
Ver comentarios