Enviar
• Retención a los préstamos a corto plazo desde el exterior rige el 1° de setiembre
Polémico encaje se inicia esta semana
• A favor: subiría el tipo de cambio. En contra: encarecería préstamos en dólares

En tres días los intermediarios financieros, asociaciones solidaristas y empresas que contraten en el exterior un préstamo a menos de 360 días tendrán que dejar el 5% de ese dinero en las bóvedas del Banco Central, sin ganancia alguna. Para el 1° de octubre el monto subirá a 10% del préstamo y el 1° de noviembre el monto de la retención alcanzará el definitivo 15%.
Lo anterior es el porque rige el nuevo encaje a empréstitos del exterior con el que el Central pretende tener un control monetario más efectivo y menor volatilidad de los flujos de capital especulativos, con la finalidad de lograr una economía más estable.
Con esta medida Costa Rica se une otras economías de Latinoamérica como Brasil y Colombia, que han reaccionado ante la avalancha de dólares que ingresan en inversiones, las cuales pueden generar a extranjeros jugosas ganancias tomando ventaja de las altas tasas de interés nacionales y el diferencial cambiario.
El nuevo encaje tendría como efecto inmediato un ajuste en dos rubros: tipo de cambio (al encarecer los dólares entrantes) y tasas de interés de préstamos en moneda extranjera.
“Esto va a sincerar el mercado y a frenar un poco la entrada de capitales vía prestamos para especular contra el dólar y obtener ganancias por el premio que paga invertir hoy en colones”, dijo en ocasiones anteriores Juan Manuel Tirado, asesor de GWM. “Yo creo que la medida es acertada, y no representa un impacto para la clase media ni la baja, en su economía domestica”, añadió.
Por el lado del tipo de cambio, no se puede calcular cuánto subiría el precio del dólar pero sí los principales beneficiados serían quienes ganan en dólares como el turismo y el sector exportador.
“Esta una de las tantas políticas que en Cadexco sugerimos que se implementaran en materia monetaria y fiscal, porque preferimos que se apliquen a que no se haga nada”, dijo Mónica Araya, presidenta de la Cámara de Exportadores de Costa Rica.
Pero la polémica del encaje es que para algunos participantes de la economía la medida no es justa dado que encarecería créditos y no será efectiva. Por ello la Cámara de Bancos e Instituciones Financieras interpuso un recurso de amparo que fue declarado sin lugar.
“Las tasas podrían llegar a subir entre un 1% y un 2% en las operaciones en dólares, debido a los nuevos costos que acarrea el recibir préstamos del exterior pagando un costo financiero sobre el 100% de las facilidades de crédito y no poder usar un 15% de estos”, expresó Annabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara.
Según detallan los banqueros las líneas de fondeo de corto plazo son en general líneas de comercio exterior que proveen fondeo relacionado con la emisión de cartas de crédito. “A pesar de lo anterior, el Banco Central considera que estos flujos tienen efectos nocivos sobre la estabilidad del sistema financiero, los mercados de dinero y la determinación de las tasas de interés”, dijo Jean-Luc Rich, gerente general de Scotiabank. “Es importante recalcar que el Banco Central nunca justificó las razones ni aportó las evidencias necesarias para dar soporte a dicho presupuesto ni para permitir concluir que los eventuales flujos que podrían estar provocando los efectos monetarios no estén ingresando por otros canales tales como, por ejemplo, inversionistas extranjeros o endeudamiento directo de empresas locales en el exterior”, concluyó.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios