Enviar
Piñera anuncia plan de reconstrucción de Chile
Oposición del país aplaude las medidas que incluyen mayores impuestos a grandes empresas

La Concertación opositora chilena aplaudió el viernes el plan anunciado por el presidente Sebastián Piñera para financiar la reconstrucción del país tras el terremoto del 27 de febrero, aunque también consideró que es “insuficiente”.
El plan para financiar la reconstrucción del país, incluye, entre otras medidas, un aumento de los impuestos a las grandes empresas y del tributo específico a la minería privada.
Desde la localidad de Coronel, en la región del Biobío, y acompañado por varios de sus ministros, parlamentarios y autoridades locales, Piñera dio a conocer los detalles de la reforma tributaria que le permitirá recaudar unos 3.231 millones de dólares hasta el final de su mandato, en 2014.
Anunció un “aumento transitorio” del impuesto a los beneficios de las grandes empresas, que en 2011 subirá tres puntos, del 17 al 20%, mientras que en 2012 el incremento será de 1,5 puntos, hasta el 18,5%.
El mandatario notificó también el alza del impuesto específico a la minería privada, conocido como el “royalty” minero, que permitirá recaudar 700 millones en los próximos tres años.
El senador del opositor Partido por la Democracia, Guido Girardi, valoró que Piñera “haya acogido las ideas de la Concertación” en cuanto a aumentar los tributos de las grandes empresas y modificar el “royalty” minero.
Y aunque también destacó el alza del impuesto al tabaco de 60 a 67%, consideró que lo anunciado “todavía es insuficiente para recaudar lo que el país necesita”.
En opinión de Girardi el anuncio presidencial “es un punto de partida”, pero advirtió de que con esos recursos no está garantizado que se van a recuperar los hospitales, las viviendas, el empleo, las escuelas y la infraestructura.
Con la postura del senador Girardi coincidió el diputado Ramón Farías, quien afirmó que el alza del 3% en 2011 y de 1,5% en 2012 de los impuestos que pagan las grandes empresas les “parece bastante tímido e insuficiente”. “Más aún si tomamos en cuenta que esta medida es transitoria y sólo estará vigente durante dos años”, añadió.
“Pareciera que aquí se quiere solamente reponer lo que había, y la discusión que tenemos que hacer es un poquito más amplia”, sostuvo por su parte, el senador socialista, Juan Pablo Letelier.
“Aquí tenemos una base a mi juicio algo precaria por lo breve y transitorio”, recalcó.
El aspecto transitorio que tendrá el incremento a los impuestos de las grandes empresas fue rechazado también por el presidente del Senado, el democristiano Jorge Pizarro, que consideró que éstos (los impuestos) deben ser permanentes si el Gobierno de Piñera quiere financiar la reconstrucción y cumplir con las promesas hechas a la clase media antes de la catástrofe.
El presidente de la Democracia Cristiana, Juan Carlos Latorre, fue menos crítico en sus apreciaciones al afirmar que su primera impresión respecto a este plan “es positiva”.
“La decisión tomada por el Ejecutivo está en la línea de lo que el país necesita: que los sectores de más altos ingresos hagan un mayor esfuerzo para financiar la reconstrucción, y eso obviamente se ve en esta propuesta”, subrayó.
En tanto, la ex presidenta Michelle Bachelet respondió a los periodistas que desconocía el planteamiento que hizo el Gobierno.
“Pero quiero destacar que el país tiene recursos y además prestigio y respeto, por lo cual puede también convocar e ir a las distintas instancias internacionales si es que se necesitan recursos extras”, agregó.
Bachelet aprovechó la instancia para responder las críticas de Piñera, quien al informar su plan recordó que el déficit fiscal de 2009 alcanzó los $7,2 mil millones.
“Todos los recursos que se gastaron para enfrentar la crisis económica fueron hechos para sacar de la pobreza a gran cantidad de familias y generar empleos”, precisó la ex mandataria que argumentó que todo se hizo bajo leyes “que fueron apoyadas por todas las fuerzas políticas del país”.
Por su parte, el ex presidente Eduardo Frei, coincidió con Bachelet al asegurar que Chile está en condiciones de hacer un esfuerzo para recuperar las zonas devastadas por la catástrofe, sin perjudicar a las personas de menos recursos y a las regiones que no fueron dañadas por el terremoto y el tsunami.

Santiago de Chile /EFE
Ver comentarios