Peligra recuperación en China, Rusia y EE.UU.
Enviar
Peligra recuperación en China, Rusia y EE.UU.


Washington- Un mes después de que los líderes mundiales se comprometieran a evitar erigir barreras comerciales, Gobiernos de todo el mundo están actuando para ayudar a sus sectores en problemas a costa de competidores extranjeros.

Este mes Rusia subió sus aranceles a las importaciones de automóviles, China reinstauró exenciones impositivas para los exportadores y la India impuso límites a las importaciones de acero. Además, Estados Unidos otorgó préstamos a General Motors Corp. y Chrysler LLC y Francia comprometió $7.600 millones para proteger a sus empresas de “predadores extranjeros”.
Las decisiones indican que la recesión mundial podría estar haciendo resurgir el proteccionismo, lo que socava los compromisos que los líderes del Grupo de los 20 países asumieron en Washington el 15 de noviembre y hace peligrar la recuperación económica.
“Desde el día que hicieron esa promesa, miembros del grupo empezaron a establecer nuevas medidas que distorsionan el comercio”, dijo Jeffrey Schott, ex funcionario comercial de Estados Unidos que dirigió a funcionarios de la Organización Mundial de Comercio la semana pasada. “Esto vuelve más difícil manejar la crisis”.
Historiadores económicos atribuyen el empeoramiento de la crisis económica mundial a una guerra comercial durante la Gran Depresión, que comenzó con la aprobación en Estados Unidos de la Ley Arancelaria Smoot-Hawley en 1930.
“Smoot-Hawley no era una política de gran impacto, pero se convirtió en una porque derivó en represalias”, dijo Doug Irwin, profesor de economía de Dartmouth College. “Abrió la puerta a una protección comercial en otros países”.
Con las lecciones de la Depresión, los líderes que se reunieron en Washington el mes pasado dijeron que evitarían imponer obstáculos al comercio por al menos un año.
“Subrayamos la importancia crítica de rechazar el proteccionismo y no ensimismarnos en tiempos de incertidumbre financiera”, según la declaración del G-20, conformado por países industrializados además de países emergentes como Brasil y China. “Nos abstendremos de erigir nuevas barreras a la inversión o al comercio”.
La promesa de evitar los errores de los años treinta fue aplaudida por la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que representa a empresas que dependen del comercio mundial como Nike Inc., FedEx Corp., Cargill Inc., Pfizer Inc. y Las Vegas Sands Corp.
“La magnitud de la nueva protección es modesta”, escribió Richard Baldwin, director de política del Centro de Investigación sobre Política Económica de Londres, en un libro de ensayos presentado este mes. “Sin embargo, conforme la recesión se propague e intensifique a nivel mundial, esto podría cambiar”.
Hay muchos ejemplos de las nuevas medidas de protección.
Rusia subió los aranceles de importación a los automóviles y los camiones al 30% desde el 25%. La Unión Europea dijo que podría volver a imponer aranceles del 79% a un componente de imprentas de libros de China tras una petición de Ring Alliance Ringbuchtechnik GMBH de Austria.
Vietnam subirá los impuestos al acero del 8 al 12% para impulsar el uso de productos nacionales. Ucrania, Ecuador y Argentina han considerado medidas similares.
La India restringió las importaciones de algunos productos de acero y materiales de madera a fines de noviembre, requiriendo a las empresas obtener una licencia para importarlos. También está considerando medidas “antidumping” para protegerse de las importaciones de acero y productos químicos, especialmente de China.
Una mayor preocupación es que los países ricos desvíen gasto fiscal hacia empresas nacionales, dijo Robert Lawrence, profesor de la Universidad de Harvard y ex economista del Gobierno de Clinton.
Francia creó un fondo de $7,6 mil millones para invertir en empresas a fin de ayudarlas a evitar caer en manos de lo que el presidente Nicolas Sarkozy llamó “predadores extranjeros”.
China ha reestablecido una rebaja en el impuesto al valor agregado para las exportaciones y permite que su moneda se deprecie, lo que abarata las exportaciones.
Fabricantes estadounidenses de acero, textiles y papel planean presentar quejas contra importaciones chinas, dijeron abogados. Y grupos que representan a esas empresas intentarán persuadir al Congreso de que pida que los fondos de estímulo se limiten a empresas estadounidenses.
El presidente estadounidense George W. Bush anunció que General Motors Corp. y Chrysler LLC recibirán $13,4 mil millones en préstamos iniciales del Gobierno para seguir operando a cambio de reestructurar sustancialmente sus negocios.
“El rescate podría convertirse en la antorcha que encienda el fuego de un retorno general al proteccionismo”, escribió el 9 de diciembre Joe Guinan, analista comercial de German Marshall Fund en Bruselas.

Ver comentarios