Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Viernes 1 Octubre, 2010


¿Por qué desde hace varios años y más últimamente, se han acentuado las noticias de la violencia que está generando el fútbol en jóvenes, tanto hombres como mujeres, y la información queda ahí?
¿Saben quién se hizo esta pregunta?
La profesora Clemencia Conejo, ex directora de Deportes y ex vicepresidenta de la Federación de Fútbol.
¿Saben dónde se publicó esta pregunta?
En la Nota de Tano del martes 2 de setiembre de 2003.
Hace siete años y más que todos los ticos estamos con el “telele” de ver qué se hace y qué se ordena para erradicar la violencia en los estadios de fútbol y, como siempre, pasados los tres días de rigor del escándalo, con fotos y publicaciones de las grescas; nombrada la respectiva Comisión y “planificada” la reunión habitual en el Ministerio de Seguridad entre las partes involucradas, a la semana siguiente ya nadie se acuerda de nada.
Esta forma de ser de los ticos, esta forma de resolver todo sin resolver nada, es una de nuestras principales características, una “cualidad” que ha costado lágrimas y sangre en muchos entornos de nuestras vidas, sin que pase absolutamente nada.
Escribió Clemencia en aquella oportunidad.
“Siguen las opiniones de personalidades del fútbol, de autoridades del Gobierno, de padres de familia y hasta de profesionales expertos del comportamiento humano, pero NO hay respuestas que conduzcan a una solución que prevenga las agresiones, el vandalismo, la venganza” y demás yerbas, agregamos nosotros, que se producen en las gradas y terrenos de nuestros coliseos.
Desde luego que la señora Conejo da la solución.
“Existe un mandato claro y preciso al Consejo Nacional del Deporte, según la Ley del Deporte 7600, en su artículo 11 de sus funciones, que se refiere a velar para que no exista violencia en espectáculos deportivos y adoptar medidas de prevención y combatirlas con el apoyo de ministerios y organismos de la administración general”.
Agrega la dirigente: “¿Qué hace y qué cumple la Comisión de Eventos Masivos, que por ley tiene muy bien definidas sus funciones, primordialmente sobre la seguridad en los estadios y los aspectos de salud para proteger a los asistentes?
¿Y, las conclusiones que sobre este tema de violencia, se estudiaron, analizaron y propusieron en el Primer Congreso del Fútbol 2000? La respuesta es muy clara; soluciones existen. Nadie las cumple.

[email protected]