Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 9 Julio, 2015

Como estaba presupuestado, término que hizo popular en su momento el técnico Alexandre Guimaraes para justificar una derrota de la Selección Nacional ante un rival muy fuerte, Honduras se convirtió en un rival bien complicado para Estados Unidos en la primera fecha de la Copa Oro.
Los anfitriones terminaron pidiendo tiempo, después de que los discípulos de Jorge Luis Pinto descontaron el 2-0 en contra con gol de Carlos Discuá a 22 minutos del final del encuentro, lapso que se convirtió en un drama para los locales, apoyados por una multitud que desde luego celebró los dos remates que el gigante del gol, Clint Dempsey anidó en la red catracha.
En todo caso, venció el favorito y los catrachos quedan contra las cuerdas, porque en el juego inaugural del certamen, Haití le sacó un empate 1-1 a Panamá y casi la derrota, de no ser que el capitán del Saprissa, Adolfo Machado sacó un gol de la raya, minutos antes de que los haitianos le empataran el partido.
Este empate entre Panamá y Haití puede interpretarse en dos sentidos para las aspiraciones de los hondureños. Positivo, porque las dos oncenas perdieron dos puntos de tres en disputa o negativo, porque las dos selecciones quedaron con vida y además probaron que no van a convertirse en un pastel para las huestes catrachas. Terminada la primera fecha, Honduras ocupa el sótano del grupo.
Una agradable noticia que recibió la delegación costarricense que anoche debutaba en la Copa Oro, fue el fichaje de Bryan Ruiz por el Sporting Lisboa, uno de los clubes grandes del balompié lusitano.
Para ningún tico es desconocido que nuestro capitán estaba harto de militar en el Fulham, de la segunda división inglesa, un club que no estaba equiparado con la calidad del “diez” de nuestra Tricolor, el agente del muchacho de Alajuelita le buscó sin éxito otro club de mayor renombre, y ahora Bryan recala en un club que para empezar, tendrá acción en Europa.
Fácil deducir que Ruiz jugará una Copa Oro al máximo de motivación, pues según se informa después de firmar con los lusitanos, su contrato es de alto voltaje a niveles económicos pues lo convierte en el futbolista más caro de la nómina.
Los fanáticos del Sporting, que juega con uniforme liberacionista, están de plácemes y ya ven en el fútbol inteligente del costarricense, la solución para amargarle la vida al archirrival, el Benfica en próximas competencias.


[email protected]