Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Jueves 14 Mayo, 2015

Millones de analistas, comentaristas y periodistas deportivos del mundo, hasta ayer se dieron cuenta de que en Italia hay campeonato.

Nada más.
Situaciones casi idénticas en el Santiago Bernabéu y en el Ebal Rodríguez, pero no similares por disposiciones reglamentarias distintas.
Real Madrid se clasificaba a la final de Champions si vencía 1-0 a la Juventus, gracias a su gol como visitante. Santos visaba pasaporte a la final del Verano, si derrotaba al Herediano 1-0, por la ventaja deportiva. Los dos equipos fueron derrotados en el juego de ida 2-1.
Los dos equipos metieron el gol que necesitaban para clasificarse y se pusieron arriba 1-0. Santos lo hizo en el primer minuto con remate de cabeza de Kenneth Dixon, tras salida en falso de Leonel Moreira. Real Madrid lo anotó de penal, falta de Giorgio Chiellini a James Rodríguez y mortero de Cristiano Ronaldo al centro, mientras Buffon volaba a su derecha.
Los dos equipos permitieron el empate y quedaron eliminados: Herediano empató con remate de tiro libre de Randall Azofeifa y la Juventus con remate picado de Álvaro Morata. Los empates tempranos llenaron de dramatismo los dos duelos pero aquí las cosas cambiaban.
Si Real Madrid le ganaba 2-1 a la Vieja Señora, pasaban a tiempos extras. Si Santos vencía 2-1 al Team, lo eliminaba. En ese sentido jugó un poco más cómodo el tetracampeón italiano (¿leyeron bien colegas?). Tetracampeón del fútbol italiano (ahí se juega un torneo, como en Inglaterra, Alemania y España), un equipo con cinco titulares de la Nazionale y otras seis estrellas internacionales de sus respectivos países: Suiza, Francia, Chile, Argentina y España.
¡Vaya pastel!
Para el Herediano, el cierre fue más dramático, porque un gol de Santos los liquidaba, entonces, millones de corazones palpitaron en los dos escenarios. Pero el gol no llegó.
Como bien me lo expresó ayer el amigo turrialbeño Elías Rojas, la clasificación de la Juventus engrandece aún más el triunfo de Costa Rica sobre Italia en Brasil, de verdad que memorable, si repasamos que los cinco futbolistas azules que van a la final de Champions con Barcelona, ya calificada como “Del mordisco”, porque se verán Chiellini y Luis Suárez, jugaron contra los discípulos de Jorge Luis Pinto.
Solo que el colombiano estudió miles de horas la manera táctica de frenar a estos italianos, trabajo que por lo visto no hizo Carleto Ancelotti, que sigue sin poder derrotar a los juventinos.

[email protected]