Gaetano Pandolfo

Gaetano Pandolfo

Enviar
Sábado 6 Septiembre, 2008

Nota de Tano

Aunque amateur, la selección de Surinam demostró en el 2-2 en Puerto Príncipe características muy interesantes, y a la vez diferentes a las de El Salvador, que justifican algunas variantes tácticas de Costa Rica en el partido de este sábado.
Según nos comentó Rodrigo Kenton, los suramericanos tienen un equipo de cuidado, no solo por la escuela holandesa que los influencia, sino porque son corpulentos —“casi todos de 1,80 metros o más”, nos afirmó el seleccionador— y tienen facilidad para montar contragolpes —“porque son muy rápidos”, agregó—.
Surinam practica un 4-5-1 muy ordenado, que se caracteriza por cerrar espacios atrás y de pronto abrir el juego por las puntas, para intentar definir en el juego aéreo.
Si contra un equipo no muy dotado físicamente y algo lento en el pie a pie, la tricolor sufrió algunos contraataques con sello de gol —afortunadamente desperdiciados por Corrales y Quintanilla—, valdría la pena zocar algunas tuercas en el mediocampo defensivo, de forma que no se exponga a la zaga ante un rival más explosivo que El Salvador.
Sin ponerles atención a conjeturas de colegas ni a partes médicos ni a nada, lanzamos el esquema que nos parece conveniente de acuerdo con el rival, teniendo en cuenta que Kenton deberá hacer dos cambios obligados tras la lesión del defensa Cristian Montero y la expulsión del delantero Alvaro Saborío.
González en el arco; Wallace por derecha; Segares en el centro a la par de Badilla —un gladiador al estilo de Montero— y Díaz por izquierda (Nota al margen: si Badilla va a jugar tan mal como se dice lo viene haciendo con el New England, entonces que alineen a Freddy Fernández, mejor en el juego aéreo que Jervis Drummond).
Con tan pocos días de entrenamiento no vale la pena cambiar demasiado la base del equipo, que es la estructura defensiva. Por el contrario, convendría reforzarla un poco sin perder el espíritu ofensivo del partido contra los cuscatlecos, de manera que se cuide más el espacio entre el volante de contención y la línea posterior.
Aunque muchos dirían que el puesto de medio recuperador debería ser para el “australiano” José Luis López, al “Puppy” sí lo vemos como titular, pero el miércoles en Haití, donde sería más necesario su marcado énfasis defensivo.
Nosotros nos apuntaríamos al buen momento del brumoso Esteban Granados, un contención ágil que cubre más terreno y desdobla mejor, quien no se va a asustar en un partido de estos después de jugar muchas veces en la peor tensión, al borde del abismo del descenso con su club.
A excepción de “Sabo”, los demás serían los mismos, pero con mayor proyección ofensiva: Celso de mixto, Centeno sin ataduras defensivas, Alpízar por derecha, Solís por izquierda y Ruiz arriba. Así se combatiría la corpulencia rival a punta de calidad y la velocidad de Surinam con tenencia de balón. ¿Qué tal?

[email protected]