Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



HARVARD


Muestre que puede manejar una entrevista grupal

| Miércoles 22 octubre, 2014



HARVARD

Muestre que puede manejar una entrevista grupal

Las entrevistas grupales son más difíciles que las personales. Para tener éxito en este tipo de ambiente, tiene que prepararse. Asegúrese de tener la información que pueda ayudarlo a romper el hielo con los entrevistadores. Después, una vez que esté en la sala de entrevista:

1. Salúdelos individualmente. No se siente de inmediato y espere a que lo interroguen. Camine por la sala y preséntese.

2. No sea débil. Están buscando un líder, no alguien que rehúya a la controversia y que intente agradar a todos. Pero si está mostrando resistencia, suavícelo con una pregunta: “¿Qué dicen los clientes de su enfoque actual de mercadeo?” en lugar de “No pareciera que su enfoque de mercadeo esté funcionando”.

3. Maneje la reunión. Actúe como si fuera el facilitador del grupo. Si una persona no deja de hablar, siléncielo educadamente. Si alguien no ha dicho mucho, invítelo a la conversación. Asegúrese que todos los entrevistadores hayan tenido la oportunidad de ser escuchados.

Empuje a su equipo para que salga de un bache
Todos los equipos caen en un bache de cuando en cuando. En lugar de programar otra agotadora sesión de lluvia de ideas, dé un paso atrás y diagnostique el problema.
Piense en cuándo, cómo y dónde ha sido más creativo su equipo en el pasado. ¿Puede recrear la dinámica de ese grupo? Enfoque la atención en solucionar un problema limitado; a veces las limitaciones posibilitan pensamiento fresco.
Obtenga distintos puntos de vista invitando empleados de otras partes de su empresa a presentar ideas frente a su equipo. Asegúrese que la gente no esté estancada por temor a que sus ideas no sean buenas.
Debe crear un ambiente seguro donde la gente se sienta cómoda expresando su opinión. Y una vez que tengan ideas, comprométase con hacer que avancen separando un presupuesto chico para crear prototipos crudos o releve a los trabajadores de algunos deberes que les libere tiempo para proyectos nuevos. Finalmente, evite el uso excesivo de la palabra “innovación”; se ha hablado de ella hasta el cansancio.

Para delegar, deje en claro las expectativas
Para delegar un encargo, debe describir el trabajo lo más exhaustivamente posible. Pero otra tarea crucial es aclarar sus expectativas para responsabilizar al asignado.
Una vez que haya abordado los detalles cara a cara e identificado los recursos y apoyo disponible, tiene que establecer un marco temporal factible con fechas límites acordadas.
Asegúrese que la persona asignada coincida en que el marco temporal sea viable. Establezca cuánta autoridad está otorgando delineando claras directrices para cuándo puede actuar independientemente su empleado, y cuándo requiere consultar con usted. Póngase de acuerdo en los estándares de desempeño, medidas de éxito y niveles de responsabilidad. Y determine un proceso para seguimiento y retroalimentación. Explique que quiere informes de avances cada semana o cada mes, y decida si serán vía correo electrónico, en reuniones de personal o cara a cara.

TEMAS DE CONVERSACIÓN

Los “Me gusta” de Facebook a la venta
Los “Me gusta” de Facebook son tan valiosos para la gente que promociona productos, canciones y películas que ha brotado un próspero negocio conocido como “cultivo de ‘Me gusta’”, y se pueden comprar mil “Me gusta” por $50 (el mismo precio que por 5 mil seguidores de Twitter o 200 de Google +1).
En un estudio informado por Pacific Standard, los investigadores que pagaron por “Me gusta” descubrieron que contrariamente a los “Me gusta” reales, los falsos tienden a llegar todos a la vez o en bloques de cientos por día, generalmente de gente mayor. También, en comparación con la gente real que da clic a “Me gusta”, una proporción más alta de estos falsos “Me gusta” proviene de hombres.

Dolor compartido, pegamento social
En una serie de experimentos, la gente que sufrió experiencias dolorosas como sumergir las manos en agua helada se sintió más vinculada con sus compañeros participantes que los que no sufrieron dolor; además, el dolor compartido promovió comportamiento cooperativo entre los participantes, dice un equipo encabezado por Brock Bastian, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia.