Moody’s reducen nota de Grupo Aval, Fitch la mantiene en grado de inversión
Moody’s bajó la nota de Aval a Ba1, y mencionó cambios en la forma en que califica a los bancos, y las subsidiarias entre ellas Banco de Bogotá. Bloomberg/La República
Enviar

Moody’s reducen nota de Grupo Aval, Fitch la mantiene en grado de inversión



 Cuando se redujo a basura la calificación del grupo bancario colombiano que controla el multimillonario Luis Carlos Sarmiento Angulo la semana pasada, los tenedores de bonos fueron rápidos con el castigo.
Luego de experimentar la mayor caída en casi dos años tras la degradación del 10 de junio, los $1.000 millones de pagarés de Grupo Aval Acciones y Valores SA con vencimiento en 2022 han recuperado más de la mitad de las pérdidas.
La recuperación, por otra parte, no ha terminado, según Mizuho Financial Group Inc. y Ultralat Capital Markets.
Ello se debe a que la decisión de Moody’s Investors Service de reducir la nota de Aval se basó ante todo en cambios de su metodología de calificación, según John Haugh, un estratega de Mizuho.
Fitch Ratings dijo que Aval, que tiene sede en Bogotá, conserva su grado de inversión y mencionó la rentabilidad del banco y la calidad de sus activos.
“Los inversores asociaron la degradación con un alto rendimiento y se apresuraron, pero luego entendieron”, dijo Haugh por correo electrónico.
Moody’s bajó la nota de Aval un solo nivel, a Ba1, y mencionó cambios en la forma en que califica a los bancos y a la subordinación de las obligaciones de Aval a las de sus subsidiarias, entre ellas Banco de Bogotá.
Agregó que Banco de Bogotá opera en mercados “de mayor riesgo” en Centroamérica.
En una declaración por correo electrónico, Aval dijo que “espera que el mercado reconozca que el cambio de calificación deriva de una modificación de la metodología de Moody’s y no de un cambio en lo relativo a la solidez financiera del banco o de Grupo Aval”.
Los bonos de Aval han trepado 1,2 centavos por dólar desde que cayeron al nivel más bajo en seis meses el 11 de junio, el día posterior a la degradación de Moody’s. A 5,36%, los pagarés rinden 1,9% menos que el promedio de los bancos de calificación basura en mercados emergentes.
“Los extranjeros han esperado que los precios bajen antes de participar en los bancos colombianos”, dijo desde Miami Cesar Sanchez, vicepresidente de ventas de renta fija de Ultralat. “Esto podría haberles dado la oportunidad que querían”.
En una presentación de abril, Aval dijo que su ingreso neto creció 4,3%, a 1.700 millones de pesos ($700 millones) en 2014, mientras que fue de 5% en 2013. Los préstamos brutos se incrementaron 17%, por debajo del 21% del año pasado.
Fitch subió en julio la nota de Aval a BBB, el segundo grado de inversión más bajo. Considera que la calificación tiene perspectivas estables. Si bien el crecimiento de la compañía puede estar desacelerándose, se trata de un reflejo del menor crecimiento de la región y no de un deterioro de la calidad de los activos, dijo el analista de Fitch Diego Alcazar.


Bloomberg

Ver comentarios