Enviar
Sábado 27 Julio, 2013

En vista de que Riteve y su posición de empresa dominante no responde las peticiones de los costarricenses, le compete al estado garantizar mecanismos para eliminar distorsiones


Monopolios perniciosos

El modelo económico del país requiere con urgencia de cambios para eliminar privilegios de grandes monopolios del gobierno y del sector privado.
El artículo 46 de nuestra Carta Magna expresa la prohibición de monopolios de carácter particular, el caso Riteve merece nuestra atención, porque el servicio de revisión técnica es una actividad empresarial susceptible de ser desarrollada por cualquier persona jurídica privada.
Lo anterior evidencia que los usuarios tienen derecho a elegir a quien comprarle sus bienes o servicios, y en Costa Rica existen empresas debidamente habilitadas que podrían hacerlo. Caso contrario, se justificaría el monopolio de Riteve, si su existencia fuera por razones estratégicas o de otra índole.
Está claro que la existencia de un monopolio legal siempre significa una limitación a la libre iniciativa privada y a la libertad de empresa de los agentes económicos, por lo que cualquier decisión que tome el Estado debería limitar de la forma menos gravosa posible dichos derechos.
Lo que supone que el Estado debe velar para que exista competencia en dicha actividad y, en aplicación del principio de subsidiariedad que guía la actuación del Estado en su intervención en la economía, de abstenerse de realizar dicha actividad en tanto esta pueda ser realizada por empresas privadas.
La concesión, es en principio una técnica de habilitación en virtud de la cual la Administración Pública transfiere a un privado de manera temporal la explotación de bienes o servicios de titularidad pública, tales como bienes de uso público, recursos naturales, infraestructura pública o servicios públicos.
En ese sentido, para proteger la vida y la salud de las personas, y otros bienes jurídicos de interés público, la normativa del INS exige que todo vehículo automotor cuente con un Seguro Obligatorio de Accidentes de tránsito, razón por la cual hay sucursales del INS en todo el país, de igual forma todo vehículo automotor debe pasar por una revisión técnica, lo que implica tener oficinas móviles en todos los cantones, para tal fin.
La competencia por el mercado asegura que los consumidores se beneficien con el menor precio posible y por la reducción de costos originados por la rivalidad de los concursantes. De modo que, tratándose de un mercado donde la competencia no es posible, nos queda claro que no habrán beneficios de ningún tipo que redunden en un mayor bienestar social.
En vista de que Riteve y su posición de empresa dominante no responde las peticiones de los costarricenses, le compete al estado garantizar mecanismos para eliminar distorsiones que existen en economías orientadas al libre comercio que garanticen la libre competencia y la libertad de empresa.
Finalmente, los monopolios como Riteve no solo son ineficientes, también perniciosos para la sociedad, especialmente los establecidos únicamente para generar rentas monopólicas sobre la base de privilegios.

Luis Fernando Allen Forbes
Director ejecutivo
Asociación Salvemos el Río Pacuare
[email protected]